¿QUÉ SON LAS CATARATAS?

La catarata forma parte del proceso de envejecimiento natural. Suele aparecer en la edad madura (una vez superados los 60 años). Consiste en la pérdida de la transparencia del cristalino, la lente natural del ojo que se encuentra detrás de la pupila y cuya misión es enfocar las imágenes en la retina. El cristalino opaco se puede comparar con una ventana que se ha helado o empañado con vapor, lo que provoca visión borrosa progresiva.

Pide cita ahora

¿CÓMO SE TRATAN LAS CATARATAS?

El tratamiento de las cataratas es la cirugía mediante una técnica mínimamente invasiva llamada “facoemulsificación” (ultrasonidos) del cristalino opacificado.

Cirugía de cataratas

La cirugía para cataratas sustituye el cristalino opacificado por una lente intraocular. Existen diferentes tipos de lentes intraoculares:

  • Monofocales: tras la cirugía , el paciente verá bien sin gafas de lejos, pero precisará uso de gafas para visión próxima.
  •  Multifocales: proporcionan más de un punto focal lo que aporta buena calidad de visión de lejos y de cerca.
  • Monofocales o multifocales tóricas: para corregir el astigmatismo previo.

Lentes multifocales de última generación

Las lentes multifocales de última generación (trifocales), también permiten eliminar defectos refractivos como la presbicia o vista cansada, miopía, hipermetropía y/o el astigmatismo.
Esta técnica permite obtener excelentes resultados en las tres distancias de la visión (lejos, intermedia y cerca), mejorando significativamente la calidad de vida.

Precio y financiación

En Visioncore ofrecemos la posibilidad de financiar los tratamientos y cirugías en cómodos pagos de hasta 12-18 meses, sin intereses*. El estudio y tramitación de la financiación se realiza en la propia clínica. Para consultar las entidades colaboradoras, por favor, escríbenos a: info@visioncore.es

*Sujeto a aprobación por parte de las entidades financieras con acuerdo.

Preguntas frecuentes

Ponemos a tu disposición las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes. Si tienes cualquier otra consulta, por favor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Se trata de una técnica mínimamente invasiva, breve, ambulatoria, de bajo riesgo anestésico (generalmente  con gotas), indolora, rehabilitación  visual rápida y pocas molestias en el postoperatorio, lo que permite mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes.
A pesar de los buenos resultados, como todas las cirugías, no está exenta de riesgos. Las complicaciones pueden dar lugar a opacidades corneales, desprendimiento de retina, glaucoma, entre otras. Por ello es importante que sea realizada por un especialista experto.
La catarata es parte del proceso de envejecimiento natural que sufrimos con el paso de los años, aunque pueden existir otras causas: inflamaciones oculares, traumatismos, cambios en el metabolismo (como la diabetes), consumo de ciertos fármacos y las predisposiciones genéticas. La catarata congénita o infantil es aquella que se presenta desde el nacimiento o infancia, y afecta a un pequeño porcentaje de niños.
Los síntomas de la catarata dependen del tipo de catarata y de su localización. Los más comunes incluyen:

  • Visión borrosa progresiva
  • Atenuación en el brillo y color de los objetos
  • Se produce una mala visión nocturna
  • Visión doble en un ojo
  • Deslumbramientos en ambientes con iluminación muy intensa
  • Es frecuente la fotofobia (sensibilidad a la luz)
  • Facilidad repentina para leer sin gafas cuando antes eran necesarias. Esto ocurre porque la catarata produce cambios refractivos en el cristalino
  • Necesidad de luz más intensa para leer
  • Si es pequeña y periférica, puede no interferir con la visión.

Sin embargo, los síntomas de las cataratas pueden ser similares a los de otras patologías oculares, o producirse simultáneamente con ellas, por lo que sólo una exploración oftalmológica puede realizar el diagnóstico  correcto y descartar otras patologías asociadas.

Al ser parte del proceso del envejecimiento normal de nuestro organismo, no se puede prevenir.
Sin embargo su detección precoz, permite valorar el momento óptimo para la realización de la cirugía. Se recomienda  realizar revisiones ocular a partir de los 40 años.
En la actualidad con los buenos resultados de la cirugía de la catarata , se recomienda realizarla  cuando la catarata interfiera con sus actividades  diarias y no esperar a que la catarata avance, lo cual dificulta la cirugía y puede incrementar los riesgos de la misma.
En la primera consulta se le realizará  una historia clínica y estudio ocular completo. Es necesario dilatar la pupila para poder valorar además del segmento anterior, el cristalino y el segmento posterior. En caso que el especialista considere que es un candidato a la cirugía de la catarata se le realizara una prueba sencilla que se llama biometría que nos permite calcular la lente intraocular que va a sustituir al cristalino  opacificado.
Una vez realizada la exploración completa y el especialista determine que es un candidato a cirugía de cataratas, le explicará en forma detallada el tratamiento indicado, en que consiste la técnica quirúrgica y le entregará el consentimiento informado.
Las lentes tóricas y multifocales requieren un cálculo de medidas altamente  precisas y experiencia  en su selección e implante por parte del cirujano.
Las características de cada paciente son las que determinan cual es la mejor opción en cada caso.
Normalmente no se operan ambos ojos en la misma sesión quirúrgica. Aunque la posibilidad de complicaciones es mínima, al tratarse de una cirugía intraocular, no se recomienda intervenir ambos ojos a la vez.
La mejoría en calidad de vida de los pacientes operados de cataratas en la actualidad es extraordinaria.
 La mayoría de los pacientes pueden realizar las actividades normales de visión lejana sin necesidad de utilizar gafas. Tendrá que utilizar gafas de cerca a no ser que se le haya implantado una lente multifocal que ofrece tres enfoques (lejos, intermedio y cerca).
Después de la intervención  el paciente debe estar en casa descansando unas 12 horas. A la mañana siguiente, la mejoría visual es tan importante que muchos pacientes  hacen una vida prácticamente normal pero evitando esfuerzos físicos excesivos.
Una semana después de la cirugía el paciente puede retomar su actividad normal.
Durante el primer mes debe tener precaución de no tocarse o golpearse el ojo. El paciente usará colirios (antibióticos y antiinflamatorios) durante las 4 semanas siguientes a la cirugía.