Cirugía del pterigión con injerto de membrana amniótica_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

¿Qué es el pterigium o pterigión?

El pterigium o pterigión es una degeneración de la conjuntiva de origen inflamatorio que puede cursar en irritación, sequedad, enrojecimiento, astigmatismo y pérdida de visión si no se trata a tiempo. No obstante, en algunas personas, el pterigium permanece asintomático, por lo que puede pasar desapercibido.

Esta patología ocular es relativamente frecuente y su manifestación consiste en el crecimiento de una carnosidad benigna o telilla blanca en la superficie ocular desde la conjuntiva ―en la parte blanca del ojo y, generalmente, cerca del lagrimal― que puede llegar a invadir la córnea afectando a su transparencia.

El pterigium o pterigión puede tener como causa la exposición a la luz ultravioleta del sol sin protección, el síndrome del ojo seco y la exposición a la contaminación y a elementos como el viento o el polvo, además de, probablemente, tener un componente genético.

Cirugía del pterigión con injerto de membrana amniótica_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Medidas preventivas

Dado que el pterigión se correlaciona con la acumulación de rayos ultravioleta a lo largo de la vida y al ojo seco, se recomienda a aquellas personas que están expuestas al aire libre con frecuencia que protejan sus ojos con gafas de sol homologadas, utilizar sombrero o gorra, evitar la exposición al polvo y al viento, e hidratar adecuadamente los ojos con lágrimas artificiales. Estas medidas, no excluyen en ningún caso, la visita al oftalmólogo cuando se presenta la patología.

Cirugía del pterigión con injerto de membrana amniótica_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Riesgos de la tendencia del pterigión a recidivar

El pterigium tiene una tendencia a recidivar; es decir, a volver a reproducirse tras una cirugía, pero un pterigión recidivado no es simplemente una reproducción del proceso primario: presenta características macroscópicas y microscópicas que lo distinguen y que el cirujano debe tener en cuenta al abordar la cirugía. Fundamentalmente, el pterigión recidivado presenta un comportamiento más agresivo que la lesión primaria y se asocia a una mayor sintomatología. En su grado 5, la recurrencia es maligna.

Para prevenir la recurrencia se hace necesaria una cirugía meticulosa que asegure:

  • Que no se vuelve a producir un crecimiento de tejido fibrovascular en córnea clara en el área de escisión previa (se considera recurrencia corneal un crecimiento de >1,5 mm).
  • Que no se presentan signos de actividad: engrosamiento y congestión conjuntival con vasos dilatados.
  • Que no hay presencia de una marcada fibrosis con cicatrices traccionales.

El 90 % de los pterigium recurren entre los 3 y 6 primeros meses tras la cirugía, pero también se observan recurrencias en los primeros 12 meses.

Los pacientes que a los 1-3 meses de la cirugía presentan recidivas conjuntivales y proliferación vascular en el limbo que invade córnea en el lugar de la escisión responden muy bien al tratamiento termoablativo de los vasos con láser de argón.

Cirugía del pterigión con injerto de membrana amniótica_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Cirugía del pterigión recidivado con la técnica de autotrasplante de conjuntiva

La cirugía con la técnica de autotrasplante de conjuntiva es la técnica que ha mostrado los mejores resultados en cuanto a menor índice de recidiva postquirúrgica. Esta cirugía consiste en eliminar, retirándola, la carnosidad y sustituirla por un injerto de la propia conjuntiva del paciente. Se trata de una cirugía sencilla, que se realiza de forma ambulatoria, con anestesia local tópica y subconjuntival y, normalmente, de recuperación rápida y sin que se presenten molestias. El oftalmólogo especialista llevará a cabo un seguimiento semanal del paciente durante las dos primeras semanas.  Durante los tres meses siguientes, el seguimiento será mensual y, posteriormente, trimestral.

No obstante, si por alguna causa escasea la conjuntiva o es necesario preservarla para una futura cirugía ocular, la cirugía con la técnica de autotrasplante de conjuntiva es una cirugía difícil de practicar. En estos casos ―y en los de pterigión doble nasal y temporal, pterigión asociado a simbléfaron, recidivas tras autotransplante conjuntival (ATC) y en algunos casos de pacientes con glaucoma ―realizamos una escisión con trasplante de membrana amniótica.

Cirugía del pterigión con injerto libre de membrana amniótica

La membrana amniótica es la capa interna de la placenta. Está constituida por una capa epitelial, una gruesa membrana basal y un estroma avascular. Desde los años 90 se ha generalizado su utilización en oftalmología debido a la función terapéutica de sus propiedades mecánicas (proporciona una barrera efectiva que protege del traumatismo palpebral y de los mediadores de la inflamación presentes en la película lagrimal) y biológicas.

La composición de la membrana basal de la membrana amniótica es muy similar a la de la membrana basal de la córnea y conjuntiva, por lo que actúa como sustrato, favoreciendo la migración y adhesión de las células epiteliales. Además, contiene numerosos factores de crecimiento que facilitan la proliferación y diferenciación de las células progenitoras del epitelio corneal y conjuntival. Asimismo, la matriz estromal de la membrana amniótica tiene propiedades antiangiogénicas y antiinflamatorias, contiene inhibidores de proteasas, factores antivirales y contribuye a reducir la formación de tejido de granulación y a la cicatrización, reduciendo la cicatriz exuberante. Por todas estas razones, y porque proporciona un estroma y una membrana basal sobre la que se produce la epitelización, utilizamos la membrana amniótica como injerto o sustrato para reemplazar el defecto tisular en la cirugía del pterigión, de modo que la membrana amniótica queda incorporada al estroma.

La membrana amniótica puede ser utilizada tanto en cirugías de pterigión recurrente como en cirugías de pterigión primario, así como combinarse con otros procedimientos en casos de múltiples recidivas asociadas a simbléfaron o restricción de la movilidad ocular.

¿Quieres hacernos una consulta?

933 906 139

C/ Madrazo, 46. Barcelona