El ojo vago o ambliopía: causas y tratamientos_Clínica Oftalmológica Visioncore de Barcelona

¿Qué es el ojo vago o ambliopía?

El ojo vago o ambliopía es la disminución de la visión de un ojo, o de ambos, por falta de estimulación visual durante la infancia, lo que impide el desarrollo y maduración de la visión normal.

Aunque es un problema común, es muy importante diagnosticarlo y tratarlo lo antes posible, ya que la visión que no se desarrolla antes de los 6-8 años es difícilmente recuperable, incluida la visión periférica. Además, como la ambliopía impide un buen desarrollo visual, el niño podría tener otros problemas de visión durante su vida.

Independientemente de su causa, la ambliopía provoca que el cerebro no interprete correctamente los estímulos procedentes del ojo afectado, de manera que acaba por desconectar ese ojo impidiendo su desarrollo normal. Por este motivo, la alteración de la ambliopía también es conocida como ojo vago.

El ojo vago o ambliopía: causas y tratamientos_Clínica Oftalmológica Visioncore de Barcelona

Causas del ojo vago

Los defectos refractivos y el estrabismo son las principales causas del ojo vago, aunque la ambliopía también puede estar causada por un mal ajuste de la graduación de las gafas, por una catarata o por un párpado caído (ptosis palpebral): el estrabismo puede provocar que, para evitar ver doble, el cerebro del niño ignore la imagen que recibe del ojo impidiendo el desarrollo de su visión. Del mismo modo, si el niño tiene miopía, hipermetropía o astigmatismo, y el problema de refracción es más acusado en un ojo que en el otro, el cerebro también puede desconectar ese ojo, provocando que la visión no se desarrolle. El mismo efecto puede producirse si el niño presenta una catarata o ptosis palpebral. En este último caso, el párpado caído puede bloquear la visión de ese ojo en desarrollo, dando lugar a la ambliopía.

El ojo vago o ambliopía: causas y tratamientos_Clínica Oftalmológica Visioncore de Barcelona

Diagnóstico y tratamiento del ojo vago o ambliopía

El oftalmólogo realizará las pruebas necesarias para comprobar si existe una diferencia de visión entre ambos ojos y llevará a cabo una exploración ocular completa por si hubiera otros problemas que pudieran estar afectando su visión.

El tratamiento del ojo vago debe iniciarse lo antes posible y, en cualquier caso, antes de los siete u ocho años. Hasta esta edad la plasticidad cerebral del niño todavía permite reeducar sin dificultad su cerebro para que aprenda a reconocer correctamente las imágenes.

Exceptuando los casos en los que la causa del ojo vago es una catarata, una ptosis palpebral o un estrabismo grave, esta reeducación se consigue forzando que el niño utilice su ojo más débil mediante unas gafas graduadas o poniendo un parche sobre el ojo dominante (actualmente, hay parches con diseños pensados para que los niños no se opongan tanto a llevarlos). También pueden indicarse gotas oftalmológicas para nublar la visión del ojo fuerte o gafas con una lente que nuble la visión de ese ojo. Para reforzar la recuperación del ojo vago, el oftalmólogo también puede recomendar que el niño inicie una terapia visual (ejercicios para el ojo).

Es el oftalmólogo el que debe determinar cuál será el tratamiento más adecuado para que el niño recupere el máximo de visión, cuántas horas al día debe llevar el niño el parche y cuál debe ser la duración del tratamiento para que la visión quede estabilizada. En todo caso, cuanta menos edad tenga el niño al iniciar el tratamiento, más efectivo será; por esto es tan importante el diagnóstico temprano. Después de los ocho años, la rehabilitación del ojo ambliópico es más difícil.

Cuando la causa es una catarata, una ptosis palpebral o un estrabismo grave, puede ser necesaria la cirugía.

El ojo vago o ambliopía: causas y tratamientos_Clínica Oftalmológica Visioncore de Barcelona

¿Cuándo deben hacerse los niños las revisiones?

Al nacer, se recomienda una exploración del bebé para descartar anomalías congénitas. A los 3-4 años, se debe realizar la primera exploración oftalmológica completa y en edad escolar se recomiendan revisiones oftalmológicas anuales.

El ojo vago o ambliopía: causas y tratamientos_Clínica Oftalmológica Visioncore de Barcelona

Los padres pueden ser claves en la detección temprana del ojo vago o ambliopía

Además de las revisiones oftalmológicas, es muy importante que los padres presten atención a cualquier comportamiento o síntoma que pueda indicar que su hijo tiene ojo vago, ya que los niños pueden no ser conscientes de tener peor visión en un ojo que en el otro. Si al niño no le gusta leer, se queja de dolor de cabeza después de una lectura o al volver del colegio, tropieza a menudo, al dibujar o colorear se sale de los límites y, en general, no quiere experimentar con el entorno ni practicar deportes de pelota como el tenis o el fútbol (les cuestan porque no tienen visión en 3 dimensiones), hay que acudir al oftalmólogo.