¿QUÉ ES EL GLAUCOMA?

El glaucoma es una enfermedad de origen multifactorial que causa un deterioro progresivo e irreversible de la visión como consecuencia de la lesión del nervio óptico. El principal factor de riesgo del glaucoma, tanto para su desarrollo como para su progresión, es el aumento de la presión intraocular (PIO). El glaucoma es la segunda causa de ceguera en los países desarrollados (después de la diabetes), por lo que es muy importante su diagnóstico precoz antes de que aparezca pérdida del campo visual.

Pide cita ahora

TRATAMIENTO DEL GLAUCOMA

El tratamiento del glaucoma tiene por objeto la detención de la enfermedad, pero no consigue recuperar el campo visual que ya se ha perdido. El tratamiento inicial de elección siempre es el tratamiento médico con la administración de colirios tópicos. Si de esta manera no se consigue controlar la presión, el médico recomendará un tratamiento con láser, e incluso cirugía.

Precio y financiación

En Visioncore ofrecemos la posibilidad de financiar los tratamientos y cirugías en cómodos pagos de hasta 18 meses, sin intereses*. El estudio y tramitación de la financiación se realiza en el propio centro. Para consultar las entidades colaboradoras, por favor, escríbenos a: info@visioncore.es
*Sujeto a aprobación por parte de las entidades financieras con acuerdo.

Preguntas frecuentes

Visioncore pone a tu disposición las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes. Si tienes cualquier otra consulta, por favor, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

En el interior de ojo existe un espacio que se llama cámara anterior. Este espacio contiene un líquido transparente  llamado humor acuoso.

La presión intraocular, es el resultado del equilibrio entre producción y salida del humor acuoso:

  • Se produce en el cuerpo ciliar a partir de la sangre
  • La salida del mismo es a través del ángulo que forman la córnea y el iris cuando se unen.

Cuando hay un desequilibrio entre la producción y salida del humor acuoso, se produce un aumento de la presión intraocular lo que provoca una perdida creciente de fibras nerviosas del nervio óptico.

Sin embargo, también existe un tipo de glaucoma en el que el daño del nervio óptico se produce con presiones oculares “normales”, asociado a otros factores, como una presión arterial baja y otras enfermedades vasculares.

Existen muchas clases de glaucoma, pero podemos dividirlo en dos grandes grupos:

En el caso del glaucoma de ángulo abierto, a pesar de que el ángulo está abierto, existe un aumento de resistencia a la salida del humor acuoso, causados porque las estructuras de filtración del humor acuoso en el ángulo camerular dejan de funcionar correctamente, provocando un aumento de la PIO.

Cuando el glaucoma es de ángulo cerrado, el ángulo se cierra e impide la salida del humor acuoso, aumentando igualmente la PIO.

Entre los factores de riesgo de padecer el glaucoma tenemos:

  • Edad ( mayores de 40 años). La prevalencia del glaucoma primario de ángulo abierto en mayores de 40 años se sitúa entre 1,1% y 2,1%. A partir de los 40 años de edad, la incidencia aumenta progresivamente, siendo 3 a 8 veces superior en personas de más de 70 años.
  • Familiares directos que han tenido glaucoma.
  • Raza negra o asiática.
  • Miope alto o hipermétrope importante.
  • Otros factores: enfermedad cardíaca, diabetes, migrañas, hipotensión arterial o hipertensión bajo tratamiento por mala perfusión sanguínea.
  • Antecedente de trauma directo en el ojo.
Lamentablemente, el glaucoma crónico simple, el más frecuente, no produce ningún síntoma  que nos avise de su presencia hasta las fases más tardías de la enfermedad.

Esto sucede porque lo primero que suele afectarse es la visión periférica, no siendo  el paciente consciente de la enfermedad hasta que ha perdido gran parte del campo visual.

En el caso del glaucoma de ángulo cerrado, la presión intraocular aumenta rápidamente, causando visión borrosa, fuerte dolor en los ojos, dolor de cabeza, halos multicolores alrededor de las luces, náusea y vómito.

El principal factor de riesgo del glaucoma y el único contra el que actualmente podemos luchar es la presión intraocular.

El tratamiento del glaucoma es escalonado: fármacos, tratamiento láser y/o cirugía.

Una vez establecido el diagnóstico de glaucoma, o bien si se nos considera candidatos a padecerlo por nuestros antecedentes personales o familiares, o porque nuestra  tensión exceda los límites, el oftalmólogo optará por, simplemente vigilar estrechamente al paciente o iniciar un tratamiento médico. El tratamiento inicial de elección  es el tratamiento médico con la administración de colirios tópicos.

Si la tensión ocular no se controla con colirios, el médico recomendara un tratamiento con láser o cirugía (trabeculectomía clásica, trabeculectomía con implantes, esclerotomía profunda no perforante o válvulas). El tipo de cirugía que se realice depende de las características de cada caso en particular.

La operación  consiste en crear una vía alternativa que facilite la salida del humor acuoso y de esta forma disminuya la presión ocular.

En ciertos tipos glaucomas y en aquellos que no han respondido a otras formas de tratamiento, incluso quirúrgicos se puede implantar una válvula que comunica el interior del ojo con el espacio situado entre la conjuntiva y la esclera.

Cada vez contamos con más y mejores fármacos, nuevos medios para el  diagnóstico de glaucoma y se van perfeccionando las técnicas quirúrgicas, por lo que recomendamos  exploraciones periódicas para un diagnóstico precoz que nos permita la detención de la enfermedad.
  • Hasta los 40 años, si no hay problemas, basta con realizar exámenes oftalmológicos cada 3 o 4 años.
  • Al llegar a los 40 años, deberán realizarse cada 1 ó 2 años, y a partir de ahí, con la frecuencia que indique el oftalmólogo.

Son fundamentales las visitas periódicas al oftalmólogo, más aún, cuando existen factores predisponentes: edad mayor de 40 años, antecedentes familiares, miopía, enfermedades cardiovasculares, entre otros.

El oftalmólogo debe realizar un examen completo que incluya:

  • Tonometría: mide la presión intraocular.
  • Gonioscopia: inspecciona el ángulo de drenaje de los ojos.
  • Paquimetría: es un factor de riesgo de glaucoma.
  • Oftalmoscopia: evalua el nervio óptico.
  • Campo visual :espacio que abarca la visión del ojo cuando está inmóvil mirando un punto fijo (prueba funcional).
  • Tomografía de Coherencia Óptica: analizan la estructura anatómica de la capa de fibras nerviosas o bien su equivalente papilar , el anillo neurorretiniano proporcionando datos más o menos objetivos (pruebas estructurales).
  • Correlación entre las pruebas funcionales y estructurales.