Guía 2020 para cuidar tu salud ocular

Guía 2020 para cuidar tu salud ocular_Clínica Oftalmológica Visioncore

El 80 % de las causas de discapacidad visual son prevenibles

¿Sabías que el 80 % de las causas de discapacidad visual son prevenibles? ¿Que, a nivel mundial, los errores de refracción no corregidos son la principal causa de discapacidad visual, junto con el glaucoma y las cataratas? ¿Que las cataratas son la principal causa de ceguera evitable? ¿Y que las causas de discapacidad visual y ceguera relacionadas con la edad están aumentando, al igual que la ceguera causada por la diabetes no controlada?

En Visioncore nos sumamos al Programa Visión 2020 ―impulsado por la Organización Mundial de la Salud, la IAPB (la Agencia Internacional para la Prevención de la Ceguera) y otras organizaciones internacionales para conseguir eliminar la ceguera evitable en el mundo y promover el cuidado de la visión entre la población― difundiendo las medidas que puedes tomar para cuidar tu salud ocular.

Guía 2020 para la salud ocular

Acude al oftalmólogo de inmediato ante cualquiera de estos síntomas:

  • Si uno o ambos ojos parecen protuberar saliéndose de la órbita.

  • Aparición de una cortina o velo oscuro bloqueando la visión.

  • Disminución de la visión, aunque sea transitoria.

  • Pérdida brusca de visión, aunque sea intermitente.

  • Visión doble.

  • Visión de moscas o arañas flotantes.

  • Exceso de lagrimeo.

  • Dolor ocular.

  • Ojo muy rojo o inflamado.

  • Lesión ocular o entrada de cuerpos extraños o químicos en el ojo.

  • Orzuelos que no mejoran en 48 horas o si la hinchazón se propaga a otras zonas de la cara.

  • Puedes ampliar la información sobre los síntomas que deben alertarte en este artículo.

Guía 2020 para cuidar tu salud ocular _Clínica Visioncore de Barcelona

Además, ten en cuenta lo siguiente para tu salud ocular:

  • Fumar: fumar aumenta el riesgo de sufrir cataratas y degeneración macular asociada a la edad. Cuanto más fuma una persona, más altos son los riesgos. Además, fumar incrementa el riesgo de enfermedades cardiovasculares que pueden influir indirectamente en la salud de los ojos. El humo del tabaco, incluyendo el que aspiramos como fumadores pasivos, también empeora el síndrome del ojo seco.

  • Diabetes y ceguera: el exceso de glucosa en la sangre durante mucho tiempo puede causar daños en varias partes del cuerpo, incluyendo los pequeños vasos sanguíneos de los ojos. 1 de cada 3 personas con diabetes desarrollará algún tipo de pérdida de visión. Infórmate sobre la retinopatía diabética en este artículo.

  • Protege adecuadamente tus ojos del sol: incluso en invierno y en días nublados. Los estudios muestran que la exposición sin protección adecuada a la luz solar incrementa el riesgo de desarrollar cataratas, degeneración macular asociada a la edad y tumores en el ojo, incluyendo cáncer. Utiliza gafas que bloqueen en un 99-100 % la radiación de los rayos UVA y UVB (más información en el artículo Cómo proteger los ojos del sol: lo que debes saber).

  • Si vas a la nieve, ten en cuenta que la exposición a los rayos ultravioleta que se reflejan en ella y en el hielo, así como el frío intenso y la sequedad, pueden ocasionar fotoqueratitis, una afección ocular dolorosa.

  • Si utilizas lentes de contacto, recuerda que dormir, ducharte o nadar con las lentillas puestas aumenta el riesgo de padecer una infección ocular que, en algunos casos, puede ser grave e incluso provocar ceguera.

  • Dispositivos electrónicos y cansancio ocular: si pasas mucho tiempo delante de dispositivos electrónicos (ordenador, teléfono móvil o videojuegos), probablemente, te olvides de parpadear, lo que causa fatiga visual y sequedad ocular. Para evitarlo, cada 20 minutos desvía la mirada de la pantalla y fija la vista durante 20 segundos hacia un punto que esté a unos 6 metros de distancia.

  • Lesiones oculares en el trabajo y al practicar deportes: un 90 % de las lesiones en los ojos relacionadas con la práctica de deportes y el desempeño de ciertas profesiones se podrían evitar si las personas utilizaran las gafas protectoras adecuadas.

  • Maquillaje y salud ocular: tira los maquillajes tras 3 meses de uso o si desarrollas una infección en los ojos, nunca compartas con otra persona tus productos de maquillaje, aplícate el maquillaje sin tocar la línea de las pestañas y sin bloquear las glándulas sebáceas del párpado superior o inferior (estas glándulas se encargan de proteger la superficie ocular) y desmaquíllate bien todas las noches evitando que el producto penetre en los ojos y enjuagándolos después con agua. En el artículo 25 consejos sobre cosméticos de maquillaje y salud ocular puedes ampliar la información sobre este tema.

  • Si al cocinar te salpica aceite en el ojo, lávalo inmediatamente con abundante agua fría. Si la salpicadura ha producido una lesión o dolor excesivo, acude al oftalmólogo.

  • Hacer ejercicio de manera habitual puede protegernos de enfermedades oculares graves como degeneración macular asociada a la edad (DMRE) y el glaucoma.

  • Embarazo: es posible que durante el embarazo se presenten cambios oculares como resultado de la retención de líquidos, el aumento del volumen sanguíneo, las fluctuaciones hormonales y otras alteraciones físicas que acompañan al embarazo.

  • En invierno, mantén tus ojos hidratados: el aire frío y seco puede provocar síndrome de ojo seco con síntomas como ardor, irritación ocular y lagrimeo. Utiliza lágrimas artificiales y evita el exceso de calefacción, estar expuesto al viento o al aire del secador de pelo.

  • Pregunta si tienes antecedentes familiares con alguna enfermedad ocular: esta información puede ser fundamental para que el oftalmólogo evalúe el riesgo de que tú también la padezcas y tomar las medidas preventivas necesarias.

Guía 2020 para cuidar tu salud ocular_Visioncore

Las revisiones oculares son más importantes de lo que crees

  • En los adultos, 1 revisión ocular al año puede detectar enfermedades oculares graves asintomáticas

    Todos los adultos deberían realizarse una revisión ocular completa cada año, ya que las pruebas que realiza el especialista permiten detectar enfermedades que no producen síntomas o que tienen una sintomatología escasa, como el glaucoma, cataratas y degeneración macular asociada a la edad, y aumentar las probabilidades de éxito de los tratamientos tempranos y, por tanto, de la preservación de la visión.

    Aunque no tengas síntomas ni factores de riesgo, ten en cuenta que los cambios en la visión y los signos iniciales de enfermedades oculares pueden empezar alrededor de los 40 años. Además, para la detección y tratamiento de una eventual enfermedad ocular es muy importante que tu oftalmólogo pueda comparar los resultados de cada revisión anual con los anteriores.

    Si ya tienes síntomas de alguna enfermedad ocular o factores de riesgo (diabetes, hipertensión o historia familiar de enfermedad ocular), es el oftalmólogo quien debe decirte con qué frecuencia debes hacerte las revisiones anuales, y no debes esperar a los 40 años para iniciarlas.

  • Revisión ocular de los niños

    Para que el desarrollo físico, social y escolar de un niño sea el adecuado, es fundamental que tenga una buena visión. Cualquier anomalía en su sistema visual puede impedir el desarrollo y maduración de su visión normal de tal manera que esta no pueda ser corregida más adelante. Por este motivo es tan importante detectar cualquier anomalía a tiempo. Al nacer, se recomienda una exploración del bebé para descartar anomalías congénitas. A los 3 años, se debe realizar la primera exploración oftalmológica completa y en edad escolar se recomiendan revisiones oftalmológicas anuales. Puedes ampliar información en este artículo.

La alimentación puede hacer mucho por nuestra salud ocular

  • Los alimentos con alto contenido de vitaminas C y E, zinc, luteína, zeaxantina y los ácidos grasos omega 3 DHA y EPA son necesarios tanto para nuestra salud general como para nuestra salud ocular. Los cítricos, los aceites vegetales, las nueces, los cereales integrales, las verduras de color oscuro y los pescados de agua fría son excelentes para cuidar nuestra visión.
Guía 2020 para cuidar tu salud ocular_Clínica Visioncore de Barcelona

Estrés y salud ocular

El estrés crónico provoca cambios en el sistema nervioso autónomo y este, en forma refleja, causa cambios hormonales y químicos, así como alteraciones en los niveles de catecolaminas. Las catecolaminas constituyen el principal grupo de neurotransmisores del sistema nervioso. Si a consecuencia del estrés se producen en exceso, pueden originar hipertensión arterial. El sistema inmunitario queda afectado, el cerebro pierde su capacidad para bloquear ciertas toxinas, se producen cambios metabólicos, se acelera el proceso de envejecimiento de los tejidos, aumenta el número de mutaciones, se producen trastornos cognitivos y se activan mecanismos de autoagresión (enfermedades reumáticas). En el artículo Cómo afecta el estrés a la salud ocular: síntomas, trastornos y recomendaciones abordamos este tema en detalle.

Guía 2020 para cuidar tu salud ocular_Clínica Visioncore de Barcelona

Las mujeres son más propensas a sufrir ceguera o discapacidad visual

Las mujeres son más propensas que los hombres a sufrir ceguera o discapacidad visual debido a que la mujer tiene una esperanza de vida mayor que el hombre, experimenta importantes cambios hormonales, tiene mayor riesgo de sufrir diabetes, enfermedades autoinmunes y una tendencia a padecer ciertos problemas visuales en diferentes etapas de su vida. Asimismo, los factores socioeconómicos (menor acceso a la atención médica) y culturales (mayor resistencia a utilizar gafas para la corrección del defecto refractivo), así como algunos hábitos (maquillarse, fumar, etc.), también la predisponen a la discapacidad visual o ceguera. En el artículo  Mujer y salud ocular: la información relevante para cada edad encontrarás información detallada.

¿Tienes alguna duda?

Haznos tu consulta: 933 906 139

C/ Madrazo, 46. Barcelona