Microcirugía: la vitrectomía con microincisión

De la cirugía clásica a la microincisión

La vitrectomía con microincisión aumenta la eficacia de la intervención y disminuye el trauma para el ojo

En los últimos años, la evolución en oftalmología nos está permitiendo dar un salto de la cirugía clásica a técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas que se llevan a cabo mediante microincisiones que cada vez son más pequeñas, como en el caso de la vitrectomía .

Estas técnicas quirúrgicas requieren una gran especialización del cirujano, ya que se llevan a cabo con instrumental de calibre muy pequeño que exigen una gran destreza y precisión, pero su implementación supone una gran ventaja para los pacientes: son menos traumáticas para el ojo, en algunos casos no requieren puntos y, por tanto, la recuperación es más rápida.

Microcirugía: evolución de la vitrectomía_Visioncore

Qué es la vitrectomía

La vitrectomía es una técnica que se utiliza para extraer el humor vítreo del ojo: una gelatina transparente (está compuesta por agua y colágeno) situada entre la superficie interna de la retina y la cara posterior del cristalino rellenando la cavidad ocular.

Como hemos mencionado antes, actualmente se lleva a cabo por cirujanos especializados a través de microincisiones por las que introducen instrumentos finos y flexibles a través de la pared escleral del ojo para acceder a la cavidad vítrea. La técnica permite operar con mucha precisión, reduciendo las complicaciones y el trauma del ojo, por lo que la recuperación del paciente es mejor.

Microcirugía: evolución de la vitrectomía_Visioncore

En qué casos se practica la vitrectomía

La vitrectomía está indicada tanto para tratar patologías propias del vítreo como para poder tratar, como paso previo, otras patologías de la retina que requieren extraerlo.

Por ejemplo, cuando se presenta sangrado en el segmento posterior del ojo a causa de una trombosis venosa, un traumatismo o retinopatía diabética, el cirujano tendrá que extraer primero el vítreo para, posteriormente, llevar a cabo el tratamiento adecuado según la enfermedad a tratar.

La vitrectomía también está indicada cuando hay que extraer cuerpos extraños de la cavidad vítrea y en procesos infecciosos o inflamatorios que requieren limpiar el humor vítreo, así como en caso de desprendimiento de retina, patologías relacionadas con la alta miopía y cuando el paciente presenta síndrome de tracción vitreorretiniana: un grupo de enfermedades que afectan a la mácula (la zona de máxima visión).

Microcirugía: evolución de la vitrectomía_Visioncore

Ventajas de las microincisiones en la vitrectomía

La técnica de la vitrectomía empezó a implementarse en la década de los años setenta. Desde entonces, el calibre de los instrumentos de entrada al ojo ha ido disminuyendo de los 17 G (gauge, de calibre en inglés) hasta los 27 G, aunque, en la mayoría de las intervenciones se utiliza el 23 G (0,64 milímetros).

Esta disminución de los calibres supone una mayor precisión en la intervención y una reducción de complicaciones oculares. Asimismo, también supone una menor inflamación postoperatoria, lo cual redunda en un mejor proceso postoperatorio de recuperación visual.

Qué pruebas preoperatorias son necesarias

Al igual que ante cualquier otra intervención ocular, antes de una vitrectomía es imprescindible realizar una exploración detallada del fondo del ojo y realizarle al paciente una serie de pruebas oculares, en este caso específicas de la retina: una Tomografía de Coherencia Óptica Retiniana (OCT), una Angiografía (prueba de contraste) y una retinografía.

¿Quieres hacernos una consulta?

933 906 139

Te atendemos las 24 horas del día