• El microimplante ExPress es una técnica menos invasiva que contribuye a simplificar y estandarizar significativamente la cirugía del glaucoma
  • Su sistema de filtración, al ser muy preciso y controlado, posibilita que la cirugía filtrante de glaucoma sea, además, más predecible
  • Ayuda a reducir la tasa de complicaciones postoperatorias propias de la cirugía del glaucoma

Cirugía del glaucoma con el microimplante ExPress

Ampliación del microimplante ExPress.

El glaucoma es una enfermedad provocada por la lesión del nervio óptico. El principal factor de riesgo en su desarrollo y progresión es el aumento de la presión intraocular (PIO); presión que causa, si no se trata, un deterioro irreversible de la visión. Aunque existen diferentes tipos de glaucoma, en todos los casos es de vital importancia, con el fin de detener su avance, el diagnóstico precoz de la enfermedad; ya que, desafortunadamente, no existe tratamiento para la recuperación de la visión una vez que esta se ha perdido.

Como vemos, en el tratamiento de la enfermedad del glaucoma hay dos elementos clave: la detección temprana y la detención de su avance reduciendo la presión intraocular. Antes de adentrarnos en la explicación de los microimplantes ExPress, vamos a detenernos un momento en estos dos puntos.

 

Diagnóstico del glaucoma

Salvo excepciones, el glaucoma es una enfermedad que no se presenta antes de los 40 años. Sin embargo, a partir de esta edad, su incidencia aumenta progresivamente. Es importante saber que el tipo de glaucoma más común, el glaucoma primario de ángulo abierto, es una enfermedad asintomática: las personas que la padecen no notan sus manifestaciones hasta que el glaucoma ya ha llegado a fases avanzadas, con la consiguiente pérdida de campo visual irrecuperable que esto supone. De hecho, el glaucoma es la segunda causa de ceguera en el mundo desarrollado (por detrás de la diabetes).

Ventajas de la cirugía del glaucoma con el implante ExPress

Implantación del ExPress en una operación realizada por la Dra. Alicia Verdugo.

Hasta los 40 años de edad, todos deberíamos hacernos un chequeo oftalmológico cada tres o cuatro años para descartar la enfermedad o detectarla a tiempo, si es el caso. Las personas con antecedentes familiares de glaucoma, miopía alta, hipermetropía importante, enfermedad cardiaca, diabetes, migrañas, hipotensión o hipertensión arterial, hipertensión, antecedentes de trauma directo en el ojo, así como las personas de raza negra o asiática tienen más factores de riesgo de padecer glaucoma, por lo que, al igual que todos los mayores de 40 años, deberían realizarse un examen con más frecuencia (cada 1-2 años).

 

Glaucoma y presión intraocular

En el interior del ojo hay un espacio (cámara anterior) que contiene un líquido transparente (humor acuoso) que baña las estructuras que alberga dicha cavidad. Este líquido se produce en el cuerpo ciliar a partir de la sangre, y sale a través del ángulo que forman la córnea y el iris; es decir, está constantemente en movimiento, entrando y saliendo de la cámara anterior. La presión intraocular es la resultante entre la producción y salida del líquido, que debería estar en un cierto equilibrio.

Microimplante ExPress: un gran avance en la cirugía del glaucoma

Imagen de una microcirugía de glaucoma con el microimplante ExPress.

 

Tratamientos para el glaucoma

El tratamiento del glaucoma es escalonado: una vez se ha diagnosticado, se inicia la administración de colirios tópicos para controlar la tensión ocular. Si este primer tratamiento no consigue disminuirla, el oftalmólogo recomienda la cirugía o el láser. Existen diferentes tipos de cirugía del glaucoma: la trabeculectomía clásica, la trabeculectomía con implantes, la esclerotomía profunda no perforante y las válvulas. Estas últimas se implantan en los casos en los que el paciente no ha respondido a otros tratamientos, y se utiliza para lograr comunicar el interior del ojo con el espacio situado entre la conjuntiva y la esclera. Optar por un tipo de cirugía u otra siempre depende de las circunstancias particulares de cada paciente. En cualquier caso, el objetivo de la elección es crear una vía alternativa que facilite la salida del humor acuoso de tal manera que disminuya la presión ocular.

 

Microcirugía de glaucoma con implante ExPress

Imagen de una de las operaciones realizadas por la Dra. Alicia Verdugo.

En un artículo anterior, os hablamos del implante intraocular XEN, cuyos buenos resultados se expusieron hace escasamente un año en la Jornada del Glaucoma que coordinó la directora médica de Visioncore, Alicia Verdugo (leer artículo). Hoy, nos centramos en otro tipo de microimplante intraocular para la cirugía del glaucoma, el ExPress, cuyos resultados también presentó la Dra. Verdugo en dicha Jornada: un mecanismo diferente que ella ya hace seis años que implanta (más de 100 pacientes operados) con resultados muy estandarizados.

 

Reducción de la presión intraocular con el ExPress

El ExPress es un microimplante de filtración para la cirugía del glaucoma que se implanta bajo un colgajo escleral de una manera muy similar a como se realiza la cirugía clásica de la trabeculectomía, pero pudiendo evitar algunos de sus pasos; una ventaja que contribuye a simplificar y estandarizar significativamente la cirugía del glaucoma.  Otra de las grandes ventajas que presenta el Ex-press es que su sistema de filtración es muy preciso y controlado, lo que posibilita que la cirugía filtrante de glaucoma sea, además, más predecible.

La Dra. Alicia Verdugo, especialista en cirugía del glaucoma

Arriba, la Dra. Alicia Verdugo.

Los estudios comparativos del ExPress frente a la trabeculectomia indican que este flujo controlado que se consigue ayuda a reducir la tasa de complicaciones postoperatorias propias de la cirugía del glaucoma, como, por ejemplo, la hipotonía (descenso excesivo de la presión intraocular). Tal como explica la doctora Verdugo: “La cirugía del glaucoma suele ser compleja; sin embargo, con el microimplante ExPress se simplifica considerablemente, tanto la técnica quirúrgica en sí como el postoperatorio. Al tratarse de una técnica menos invasiva, la tasa de complicaciones después de la cirugía se reduce considerablemente. Asimismo, como los pacientes experimentan menor trauma en los tejidos y una menor inflamación, el tiempo de recuperación también disminuye notablemente, pasando de ocho semanas a una. En cuanto al control tensional, podemos decir que el del ExPress es, al menos, equivalente al de la trabeculectomía: el flujo de salida que obtenemos es constante y fijo.”

Adjuntamos, por si os puede interesar, la presentación del estudio sobre el microimplante ExPress que realizó la Dra. Verdugo en la citada Jornada del Glaucoma. Para cualquier consulta, no dudéis en poneros en contacto con el equipo médico de Visioncore.

 

Verdugo_implantes_Express_Glaucoma.pptx