Qué es la miopía

La miopía (del griego μύω,”contraer o entrecerrar”, y ὄψ, “ojo”) es un defecto de refracción del ojo (también llamado “ametropía”) que hace que las imágenes de los objetos lejanos se formen, o converjan, en un punto situado delante de la retina en lugar de hacerlo en la misma retina. Como consecuencia de este defecto refractivo o de enfoque, las personas con miopía ven con claridad los objetos cercanos, pero tienen dificultades para enfocar los lejanos.

Cuando la miopía supera las 6 dioptrías, ya no hablamos de un defecto de refracción, sino de alta miopía o miopía magna; una enfermedad ocular que puede ser grave.

 

Por qué se produce la miopía. Causas

El ojo miope se caracteriza por tener una potencia refractiva excesiva; es decir, una potencia positiva excesiva para su longitud axial. Esto puede ser debido a:

1.- El ojo tiene una excesiva longitud axial (el globo ocular es más largo de lo normal). En este caso hablamos de miopía axial.

2.- Al incremento de la potencia dióptrica de uno o ambos elementos refractivos que lo componen (córnea y cristalino). En este caso hablamos de miopía refractiva.

Miopía simple y magna: causas, síntomas y tratamientos

Por tanto, desde el punto de vista óptico, la miopía puede estar producida por cuatro aumentos:

  • Del eje anteroposterior del ojo
  • De la curvatura corneal
  • Del poder dióptrico del cristalino
  • De la distancia del cristalino a la retina

 

Clasificación de la miopía

Existen varias formas de clasificar la miopía, aunque la más habitual es tomar como referencia la clínica de los pacientes:

    1. Miopía simple o fisiológica: esta clase de miopía es la más prevalente. Se considera una variación de la normalidad y se define por un defecto de refracción menor a -6 dioptrías (D). Comienza en torno a la adolescencia y suele estabilizarse a los 20 años. Este tipo de miopía no suele asociar lesiones degenerativas.
  1. Miopía magna: se define por un defecto de refracción mayor o igual a -6D y/o una longitud axial (LA) mayor o igual a 26 milímetros. Este tipo de miopía tiene un fuerte componente hereditario, es más frecuente en mujeres y se asocia a un mayor número de complicaciones. Suele empezar antes de los 10 años, pudiendo progresar incluso en la tercera década de la vida.

2.1.Miopía patológica: hablamos de miopía patológica cuando en la miopía magna se desarrollan complicaciones. Las complicaciones periféricas retinianas suelen ser más precoces que las maculares. Todavía se desconoce la fisiopatología de esta forma de miopía degenerativa y progresiva.

 

La miopía simple o fisiológica

La miopía simple o fisiológica es la alteración más común del ojo humano. Su prevalencia está aumentando con el tiempo: se estima que actualmente afecta a 1.600 millones de personas en el mundo y que en el 2020 afectará a, aproximadamente, 2.500 millones (casi un tercio de la población mundial).

Miopía simple y magna_Clínica oftalmológca Visioncore

 

Visión de la persona miope: síntomas

Los síntomas más comunes de la miopía son:

  • Disminución de la agudeza visual de lejos: la persona tiende a entrecerrar los ojos para ver mejor lo que hay a distancia.
  • Ve bien de cerca, aunque tiende a acercarse mucho para leer.

Hay que tener en cuenta que en la miopía simple o fisiológica la visión con gafas es buena, mientras que en la miopía patológica la visión, incluso con gafas, está disminuida y suele ir empeorando con el tiempo.

 

Evolución de la miopía simple o fisiológica

Los niños suelen nacer hipermétropes. Con el desarrollo, su refracción va cambiando a la emetropía y/o miopía; la cual suele comenzar entre los 6 y 14 años, y se estabiliza alrerdedor de los 20.

Miopía simple y magna

Se recomienda realizar revisiones oculares periódicas durante la infancia para detectar 
la miopía en sus fases iniciales.

 

Etiología de la miopía

A día de hoy, seguimos sin tener clara la etiología de la miopía a pesar de que numerosos estudios han mostrado que el desarrollo refractivo (tanto para la miopía como para la hipermetropía) está influenciado por factores genéticos y medioambientales.

 

Tratamientos

La miopía puede corregirse mediante el uso de gafas o lentes de contacto. Sin embargo, las personas que desean poder prescindir de las gafas y, por tanto, aumentar su calidad de vida, pueden realizarse cirugía refractiva; la cual puede consistir en procedimientos que se llevan a cabo sobre la córnea (cirugía láser) o bien en procedimientos para el implante de lentes intraoculares (cirugía intraocular).

Tratamientos para la miopía

Existen 2 técnicas de cirugía refractiva:

  • Cirugía refractiva láser: procedimientos que se llevan a cabo sobre la córnea (Lasik).

Los requisitos para realizar cirugía refractiva con láser (Lasik) son:

– Que el defecto visual haya permanecido estable durante un periodo mínimo de 1 año.

– Ser mayor de 18 años.

-Tener buena salud ocular.

-En las mujeres, no estar embarazada o en periodo de lactancia.

Promoción cirugía refractiva láser (Lasik) para la miopía

Arriba, promoción actual de cirugía refractiva con láser (Lasik) en nuestra clínica. Infórmate.

 

 

Prevención

La miopía no se puede prevenir, pero tal como indicábamos anteriormente, es conveniente detectarla en la infancia, en sus fases iniciales.

 

Miopía magna o alta miopía

La prevalencia de la alta miopía en la población general se estima en un 1-2 %, y suele estar asociada a otras enfermedades oculares, produciéndose una pérdida de la visión. Entre estas enfermedades asociadas destacamos:

-Cataratas de aparición precoz

-Glaucoma

-Desprendimiento de retina

-Afectación de la macula:

Origen traccional (retinosquisis, agujero macular)

Exudativo (neovascularización coroidea)

Atrofia del área macular

 

Miopía patológica o degenerativa

La miopía patológica se define como aquella miopía magna o alta que va acompañada de cambios que afectan a la retina, coroides y esclerótica. Debido al progresivo crecimiento del globo ocular, la miopía patológica suele cursar con adelgazamiento de la esclerótica y cambios en la mácula.

 

Prevalencia de la miopía patológica

En la actualidad, este tipo de miopía constituye una de las principales causas de ceguera en el mundo. En la población europea, su prevalencia, como causa de baja visión o ceguera, está entre el 5,8 y el 7,8 %, y ocupa el séptimo lugar como causa de ceguera.

En España, el 2-3 % de los discapacitados visuales padece miopía patológica; es decir, hay más de 900.000 personas afectadas. Al igual que en otras partes del mundo, la prevalencia se ha incrementado en los últimos años.

 

Complicaciones de la miopía patológica

La miopía patológica produce diferentes complicaciones de frecuencia variable: neovascularización coroidea, estrías lacadas, estafiloma, atrofia coriorretiniana, mancha de Fuchs, agujero macular, foveosquisis, etc.

Miopía simple y magna: causas, síntomas y tratamientos

 

Clasificación de la maculopatía miópica

Recientemente, un grupo de expertos en retina ha llevado a cabo una clasificación de la maculopatía miópica, definiendo 5 categorías que se basan en la observación clínica a largo plazo y en el riesgo de desarrollo de neovascularización coroidea miópica y atrofia macular:

  • Categoría 0: sin lesiones miópicas retinianas.
  • Categoría 1: fondo solo en mosaico. Definido por la situación donde los vasos coroideos pueden ser vistos a través de la retina gracias a una disminución de pigmento o a una hipoplasia del epitelio pigmentario de la retina.
  • Categoría 2: atrofia coriorretiniana difusa. La atrofia coriorretiniana se considera una atrofia del epitelio pigmentario de la retina y de la coriocapilar debido al excesivo alargamiento del ojo miope magno.
  • Categoría 3: atrofia coriorretiniana parcheada. Esta categoría incluye alteraciones maculares consistentes en la desaparición del epitelio pigmentario de la retina y la coroides en su espesor completo, permitiendo la visualización de la esclerótica en forma de parches. Dichos parches de atrofia suelen agrandarse con el tiempo y llegar a fusionarse unos con otros.
  • Categoría 4: atrofia macular. Se considera el estadio final y, normalmente, se produce por la evolución de una membrana neovascular miópica, cuyo resultado es una desestructuración de la anatomía normal de la mácula y una gran pérdida de agudeza visual.

Miopía simple y magna_Visioncore

Arriba, imagenes de diferentes casos de foveosquisis del miope: un tipo de complicación del ojo miope alto.

Asimismo, se han definido 3 lesiones adicionales que pueden provocar pérdida de agudeza visual central, y coexistir o desarrollarse en cualquiera de las 5 categorías descritas:

1.Estrías de laca: se caracterizan por roturas de la membrana de Bruch en la zona macular, que resulta en una imagen con patrón lineal o estrellado, irregular y de color blanco amarillento.

2.Neovascularización coroidea miópica: se caracteriza por el crecimiento de nuevos vasos desde la coroides; crecimiento que provoca la rotura de la membrana de Bruch, el epitelio pigmentario y una distorsión de la anatomía normal de la neuroretina, provocando una disminución de la agudeza visual y metamorfopsias.

3.Mancha de Fuchs: caracterizada por una hiperpigmentación macular producida por una hiperplasia del epitelio pigmentario de la retina, probablemente secundaria a una membrana neovascular que no progresa.

 

Los pacientes con miopía alta suelen describir que ven líneas torcidas u onduladas, así como pérdida de visión. Con el fin de reducir la discapacidad visual y mejorar la calidad de vida de estas personas, es muy importante que acudan al especialista para poder realizar un diagnóstico precoz e iniciar el tratamiento adecuado para minimizar las complicaciones visuales.

Si tienes cualquier consulta sobre los síntomas o tratamientos de la miopía, no dudes en contactar con nuestra clínica.