Miopía simple y patológica: las opciones de cirugía_Clínica Oftalmológica Visioncore

Tratamientos para la corrección de la miopía

La miopía puede corregirse mediante el uso de gafas o de lentes de contacto y, en algunos casos, también mediante la cirugía refractiva: o bien con cirugía láser Lasik o bien con cirugía intraocular.

Sin duda, la cirugía refractiva con láser Lasik es una opción que está beneficiando a muchas personas con miopía que querían prescindir de las gafas, pero hay que saber que estos pacientes cumplían una serie de requisitos que los hacían buenos candidatos a este tratamiento; requisitos que otras personas con miopía simple o patológica no presentan, por lo que, en estos casos, debe optarse por una cirugía intraocular con implante de ICL o lente intraocular fáquica.

Miopía simple y patológica: las opciones de cirugía_Clínica Oftalmológica Visioncore

Miopía simple y patológica: diferencias y opciones de cirugía

Para comprender por qué algunas personas son aptas para la cirugía refractiva Lasik y otras no, primero hay que entender las diferencias entre los diferentes tipos de miopía.

Miopía simple y patológica: las opciones de cirugía_Clínica Oftalmológica Visioncore

Miopía simple

La miopía es un defecto de refracción (enfoque) del ojo que provoca que las imágenes de los objetos lejanos, en lugar de formarse en la propia retina, lo hagan en un punto situado delante de esta. Este defecto de enfoque es el que explica que las personas con miopía tengan dificultades para enfocar los objetos lejanos.

El tipo de miopía más habitual, o prevalente, es el que se define por un defecto de refracción menor de 6 dioptrías. A esta clase de miopía la denominamos miopía simple o fisiológica y es la alteración más común del ojo humano. Comienza en torno a la adolescencia, suele estabilizarse a los 20 años y, en general, no está asociada a lesiones degenerativas.

La prevalencia de la miopía va en aumento

En 2016 la miopía simple afectaba a 1600 millones de personas en el mundo. La estimación para el próximo año es que ya afecte a 2500 millones; cifra que representa casi un tercio de la población mundial.

Síntomas

Los síntomas más comunes son:

  • Disminución de la agudeza visual de lejos: la persona tiende a entrecerrar los ojos para ver mejor lo que hay a distancia.
  • La visión de cerca es buena, aunque la persona tiende a acercarse mucho para leer.

Hay que tener en cuenta que en la miopía simple la visión con gafas es buena, mientras que en la miopía patológica la visión, incluso con gafas, está disminuida y suele ir empeorando con el tiempo.

Cómo evoluciona

Los niños suelen nacer hipermétropes. Con el desarrollo, su refracción va cambiando a la emetropía y/o miopía; la cual suele comenzar entre los 6 y 14 años, y se estabiliza alrededor de los 20.

Etiología (causa)

Todavía se desconoce la etiología de la miopía, a pesar de que numerosos estudios han mostrado que el desarrollo refractivo (tanto para la miopía como para la hipermetropía) está influenciado por factores genéticos y medioambientales.

Tratamientos

La miopía puede corregirse mediante el uso de gafas o lentes de contacto. Sin embargo, las personas que desean poder prescindir de las gafas y, por tanto, aumentar su calidad de vida, pueden realizarse cirugía refractiva; la cual puede consistir en procedimientos que se llevan a cabo sobre la córnea (cirugía láser) o bien en procedimientos para el implante de lentes intraoculares (cirugía intraocular).

Existen 2 técnicas de cirugía refractiva:

  1. Cirugía refractiva láser: procedimientos que se llevan a cabo sobre la córnea (Lasik). En el artículo Preguntas y respuestas sobre la cirugía láser Lasik encontrarás toda la información sobre esta cirugía: en qué consiste la operación, cuánto tiempo dura, cómo es la recuperación, en qué consiste la primera visita preoperatoria, cuándo se puede empezar a hacer una vida normal tras la cirugía, etc.
  2. Cirugía intraocular con implante de ICL o lente intraocular fáquica: esta técnica se utiliza cuando existen contraindicaciones para realizar la cirugía láser sobre la córnea, así como en pacientes menores de 40-45 años que todavía no han desarrollado presbicia (vista cansada) y que, por las características de su ojo, no son aptos para realizar una corrección corneal del defecto de refracción mediante láser. Se trata de una cirugía ambulatoria, de una duración aproximada de 15 minutos, en la que se implanta la lente plegada mediante una pequeña incisión corneal para, posteriormente, desplegarla dentro del ojo. La cirugía se lleva a cabo con anestesia tópica (gotas).

Los requisitos para realizar cirugía refractiva con láser (Lasik) son:

  • Que el defecto visual haya permanecido estable durante un periodo mínimo de 1 año.
  •  Ser mayor de 18 años.
  • Tener buena salud ocular.
  • En las mujeres, no estar embarazada o en periodo de lactancia.

Prevención

La miopía no se puede prevenir, pero es conveniente detectarla en la infancia, en sus fases iniciales.

Cuando la miopía supera las 6 dioptrías, ya no hablamos de un defecto de refracción, sino de alta miopía o miopía magna; una enfermedad ocular que puede ser grave debido a que cuantas más dioptrías tenga el ojo, más se alarga y, en consecuencia, más se adelgazan y debilitan sus estructuras, aumentando el riesgo de sufrir patologías asociadas. Cuando en la miopía magna se desarrollan estas complicaciones o patologías asociadas es cuando hablamos de miopía patológica. Las características del ojo con miopía patológica impiden que sea apto para la cirugía con láser, aunque existen otras opciones de cirugía para estos casos.

Miopía simple y patológica: las opciones de cirugía_Clínica Oftalmológica Visioncore

Miopía patológica o degenerativa

La miopía patológica se define como aquella miopía magna o alta que va acompañada de cambios que afectan a la retina, coroides y esclerótica. Debido al progresivo crecimiento del globo ocular, la miopía patológica suele cursar con adelgazamiento de la esclerótica y cambios en la mácula.

Prevalencia de la miopía patológica

En la actualidad, este tipo de miopía constituye una de las principales causas de ceguera en el mundo. En la población europea, su prevalencia, como causa de baja visión o ceguera, está entre el 5,8 y el 7,8 %, y ocupa el séptimo lugar como causa de ceguera.

En España, el 2-3 % de los discapacitados visuales padece miopía patológica; es decir, hay más de 900.000 personas afectadas. Al igual que en otras partes del mundo, la prevalencia se ha incrementado en los últimos años.

Complicaciones de la miopía patológica

La miopía patológica produce diferentes complicaciones de frecuencia variable: neovascularización coroidea, estrías lacadas, estafiloma, atrofia coriorretiniana, mancha de Fuchs, agujero macular, foveosquisis, etc.

Opciones de cirugía

Como hemos explicado,  las características de los ojos con un alto grado de miopía impiden que estos pacientes puedan ser operados con láser, ya que cuanta más alta es la miopía, más tejido se requiere eliminar de la córnea mediante la cirugía Lasik, y estas personas presentan una córnea demasiado delgada para ello. Asimismo, para este tipo de cirugía es indispensable que el ojo se mantenga estable; un requisito que tampoco se da en estos casos. No obstante, estas personas sí son candidatas aptas a la cirugía intraocular de ICL (Implantable Collamer Lens): el implante de una lente intraocular fáquica (flexible e invisible) que se coloca entre el iris y el cristalino (en la cámara posterior de la pupila) sin necesidad de extraer el cristalino.

Puedes ampliar la información sobre los diferentes tipos de miopía y sus causas en este artículo.