Qué son las ojeras

Conocemos como “ojeras” los surcos y/o sombras que se forman en los párpados inferiores delimitando el reborde de la órbita. Hoy en día, su corrección es uno de los mayores desafíos estéticos, existiendo múltiples técnicas cosméticas y quirúrgicas.

El envejecimiento facial y, particularmente, el asociado al contorno ocular, es un tema de gran interés, ya que tanto hombres como mujeres quieren lucir una mirada sin rastro de cansancio y es cada vez más demandado en las consultas de estética periocular.

Causas que provocan las ojeras

Las ojeras  pueden llegar a ser un problema constitutivo, incluso en muchos casos un factor hereditario, afectando así a personas jóvenes. Por otro lado, el paso del tiempo provoca una pérdida de volumen en determinadas zonas de la cara, así como una mayor laxitud de la piel y los ligamentos.

Esto conlleva que se acentúen determinados surcos del rostro, como las ojeras.

Entender la anatomía de esta zona es crucial para su corrección, explica el Dr. Javier Fernández, coordinador  de la Unidad de Cirugía y Estética Oculofacial de VISIONCORE, ya que en la proximidad de este espacio están localizadas estructuras muy importantes como la arteria angular y el nervio infraorbitario.

Además, es una zona con muchos vasos sanguíneos, de ahí la coloración amoratada que podemos observar en algunos casos.

 

Tratamientos

Actualmente disponemos de técnicas no quirúrgicas para la corrección de las ojeras, como el uso de sustancias de relleno (ácido hialurónico). Existen sustancias con un perfil específico para el tratamiento de esta zona, permitiendo una mejor adaptación y unos resultados naturales.

No todos los pacientes son candidatos para este tipo de tratamientos, ya que depende, entre otras cosas, de la laxitud asociada del párpado y de los factores que  intervengan en la formación de las ojeras.

Por ello, con un previo análisis, podremos determinar el mejor método a seguir para lograr un resultado perfecto.

El procedimiento se lleva a cabo en la misma consulta, con anestesia local, y los resultados son visibles prácticamente al instante. De todas formas, se recomienda un período de espera de, al menos, 2 semanas, para decidir si es necesario otorgar más volumen o no para completar el tratamiento.

La piel de esta zona es muy fina, por lo que es de vital importancia no producir una hipercorrección que podría resultar tan poco favorable como la presencia de las mismas ojeras.

En aquellos pacientes en los que la inyección de ácido hialurónico no sea una buena opción, existe la posibilidad de realizar un tratamiento quirúrgico mediante cirugía de párpados (blefaroplastia inferior).

En este caso, en lugar de eliminar la grasa sobrante de los mismos, la recolocamos o redistribuimos en aquellas zonas hundidas, como las ojeras, con el objetivo de devolver el volumen perdido.

La cirugía es totalmente ambulatoria, se realiza con anestesia local, y se realiza a través de una incisión no visible en el interior del párpado.

 

Conclusiones

Las ojeras son causadas por un conjunto de características anatómicas, en las que intervienen la piel, tejidos subcutáneos, músculo orbicular, vasos sanguíneos y ligamentos del párpado inferior y mejilla.

Conocer de manera detallada la anatomía de esta zona es decisivo para conseguir un gran manejo de las ojeras, que abarca una amplia variedad de modalidades. Desde las menos invasivas, como el relleno con ácido hialurónico, hasta las opciones quirúrgicas, como la trasposición de grasa del párpado.

La elección del tratamiento dependerá de la causa, y el tratamiento debe ser individualizado.

Si tienes cualquier consulta sobre las ojeras y la blefaroplastia, contáctanos.