• Con una buena revisión oftalmológica anual se puede diagnosticar el ángulo estrecho de los ojos y hacer una iridotomía profiláctica o preventiva del glaucoma agudo de ángulo cerrado
  • La iridotomía con láser YAG es un proceso quirúrgico rápido y efectivo que se practica en la propia consulta del oftalmólogo y minimiza los riesgos y las complicaciones de su variante incisional, la iridectomía
Prevención y tratamiento del glaucoma: iridotomía con láser YAG_Clínica Oftalmológica Visioncore

El glaucoma agudo se puede prevenir

El glaucoma de ángulo estrecho ―también denominado de ángulo cerrado o agudo― suele estar causado por la anatomía que presentan los ojos con una cámara anterior estrecha: la vía de drenaje del humor acuoso se bloquea repentinamente provocando una elevación súbita de la presión ocular (PIO), la cual puede causar un daño irreparable en el nervio óptico y, por tanto, la pérdida de visión. Sin embargo, este tipo de glaucoma se puede prevenir diagnosticando el ángulo estrecho de los ojos en una revisión oftalmológica y realizando una iridotomía profiláctica; una intervención rápida y efectiva que actualmente se realiza con láser y que ha sustituido a la iridectomía tradicional en la que era necesario abrir el globo ocular y extirpar el iris parcialmente. Asimismo, la iridotomía con láser YAG es un procedimiento que también se utiliza como tratamiento del glaucoma agudo de ángulo cerrado en las personas que han sufrido un primer ataque con el fin de evitar un nuevo episodio.

Os recomendamos leer el artículo Por qué es tan importante conocer los síntomas del glaucoma agudo de ángulo cerrado o glaucoma por cierre angular primario (GCAP)

Prevención y tratamiento del glaucoma: iridotomía con láser YAG_Clínica Oftalmológica Visioncore

¿En que consiste la iridotomía con láser YAG?

La iridotomía es un procedimiento rápido (alrededor de 5 minutos cada ojo) y efectivo que se realiza en la consulta. Los pacientes suelen poder recuperar su vida normal 24 horas después del procedimiento.

La intervención consiste en practicar un agujero muy pequeño en la periferia del iris que ponga en comunicación las cámaras anterior y posterior para que el líquido que hay en el interior del ojo (humor acuoso), pueda pasar a su través evitando que el ángulo de la cámara anterior se bloquee y se eleve bruscamente la presión intraocular, lo cual provocaría un ataque agudo de glaucoma.

El procedimiento se realiza con láser YAG, un avanzado tipo de láser que tiene la propiedad de poder cortar y romper estructuras dentro del ojo, como membranas y cápsulas, actuando como un bisturí a distancia de gran precisión, con las evidentes ventajas que de ello se derivan para el paciente.

¿En qué casos se realiza la iridotomía con láser YAG?

  1. Como tratamiento profiláctico en ojos con ángulo estrecho para prevenir el episodio de glaucoma agudo (elevación brusca e importante de presión intraocular por el bloqueo de la pupila).
  2. Como tratamiento del glaucoma agudo de ángulo cerrado.
Prevención y tratamiento del glaucoma: iridotomía con láser YAG

¿Por qué se produce el glaucoma de ángulo cerrado?

El humor acuoso es producido por el cuerpo ciliar y fluye desde la cámara posterior, a través de la pupila, hacia la cámara anterior; desde donde drena a través de la red trabecular en el flujo sanguíneo venoso.

En el glaucoma de ángulo cerrado, la presión en la cámara posterior se eleva, de tal forma que empuja el iris hacia adelante y lleva a una obstrucción de la red trabecular. En esta situación es necesaria una reducción en el gradiente de tensión entre las cámaras anterior y posterior para que el iris pueda tomar nuevamente su posición normal.

Prevención y tratamiento del glaucoma: iridotomía con láser YAG

La iridotomía como tratamiento profiláctico en ojos con ángulo estrecho

Pasos para realizar la iridotomía
  • Se administran al paciente una o dos gotas de anestésico tópico y luego se coloca una lente de contacto sobre el ojo.
  • El haz de la luz del láser se enfoca en el iris y, cuando está en foco, se emiten una o varias ráfagas de láser que producen un pequeño orificio en el iris.
  • Durante este breve procedimiento el paciente es consciente de un sonido agudo (similar al sonido de un arma de juguete), pero no suele sentir dolor.

Después del procedimiento:

  • La agudeza visual puede quedar transitoriamente reducida por algún tiempo debido al efecto de la lente de contacto y también a la dispersión del pigmento del iris. Esta visión ligeramente borrosa desaparece en el curso de unas pocas horas o, como máximo, en un par de días.
  • Debido a que inmediatamente después del tratamiento podría haber un aumento transitorio de la presión intraocular causado por depósitos del pigmento del iris en la red trabecular, se recomienda que el paciente tenga una visita de control al día siguiente de la intervención para tratar esta condición, si fuera necesario.
  • Se indicarán gotas oculares antiinflamatorias durante unos días.

¿Cuáles son los principales riesgos de la iridotomía?

  • Hemorragia en la cámara anterior del ojo.
  • Aumento pasajero de la presión intraocular por inflamación intraocular. En raros casos se requiere tratamiento médico y en casos todavía más excepcionales se hace necesaria cirugía para el control tensional.
  • Opacidad del cristalino en el punto del impacto (habitualmente sin repercusión).
  • Fracaso de la técnica por cicatrización que cierra el orificio, teniendo que recurrir a la repetición o a la cirugía.

La iriditomía como tratamiento del glaucoma agudo de ángulo cerrado

En el glaucoma agudo de ángulo cerrado, el edema corneal puede obstaculizar la visión del médico en el interior de la cámara. En estos casos, y antes de proceder con la iridotomía láser, primero se baja la presión intraocular de forma conservadora usando drogas antiglaucomatosas hasta que la córnea está clara y las estructuras del iris se pueden visualizarse mejor. En algunos casos, si el edema persiste, se debe realizar una iridectomía quirúrgica  (escisión quirúrgica de una parte del tejido del iris).

¿Quieres hacernos una consulta?

933 906 139

C/ Madrazo, 46. Barcelona