Tumores de la conjuntiva: diagnóstico y tratamientos

Tumores de la conjuntiva: diagnóstico y tratamientos_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Ante cualquier anomalía en la conjuntiva, hay que acudir al oftalmólogo

Los tumores de la conjuntiva, junto con los de los párpados, son los tumores oculares más frecuentes.  La mayoría de ellos son benignos; sin embargo, algunos son malignos y muy agresivos, de modo que pueden llegar a poner en peligro la visión e incluso la vida del paciente. Asimismo, en algunos casos, estos tumores pueden invadir la córnea, por lo que siempre que se presenta una lesión en la conjuntiva, o si se empiezan a manifestar cambios en una lesión preexistente, hay que acudir de inmediato al oftalmólogo.

Tumores de la conjuntiva: diagnóstico y tratamientos_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

¿Qué es la conjuntiva?

Estos tumores aparecen en la conjuntiva, que es una membrana mucosa, fina y transparente que recubre el globo ocular. Esta membrana se extiende desde el margen del párpado hacia la superficie posterior de este, los fondos del saco, la superficie ocular y el limbo corneoescleral, y está compuesta de epitelio y estroma.

Las regiones especiales de la conjuntiva incluyen la plica semilunar y el carúnculo. Este último, al contener estructuras conjuntivales y cutáneas, puede generar tumores tanto en la mucosa como en la piel.

Diagnóstico y tratamientos de los tumores de la conjuntiva_Visioncore

Clasificación de los tumores de la conjuntiva

Los tumores de la conjuntiva se pueden agrupar en dos grandes categorías iniciales:

  • Congénitos
  • Adquiridos

Y pueden ser:

  • Benignos o malignos
  • Pigmentados o no pigmentados

Aunque los tumores pueden surgir de cualquiera de las células que componen la conjuntiva, los más frecuentes son los tumores de origen epitelial y melanocítico: los epiteliales representan, aproximadamente, el 60 % del total y son más frecuentes en personas que han estado sobreexpuestas a la radiación solar debido a que, a diferencia de otras membranas mucosas del cuerpo, la conjuntiva está parcialmente expuesta a la luz del sol. Los tumores melanocíticos suelen ser benignos y, en su mayoría, pigmentados.

Tumores de la conjuntiva: diagnóstico y tratamientos_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Factores de riesgo

  • Exposición solar
  • Infección por el papilomavirus humano
  • Infección por el VIH
  • Hábito tabáquico
  • Inmunosupresión sistémica
  • Exposición a derivados del petróleo
  • Factores genéticos
  • Otros factores ambientales
Tumores de la conjuntiva: diagnóstico y tratamientos_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Diagnóstico clínico

Los tumores de la conjuntiva se suelen reconocer en una etapa temprana debido a que la membrana mucosa de la conjuntiva, a diferencia de otras membranas mucosas del cuerpo, es fácilmente visible. Si una persona observa cualquier anomalía en la conjuntiva debe acudir enseguida a un oftalmólogo especializado, ya que el diagnóstico precoz es primordial para evitar tanto la expansión de la masa tumoral como la extensión sistémica. El diagnóstico de un proceso maligno o premaligno por un oftalmólogo con experiencia tiene un valor predictivo del estudio histopatológico posterior del 90%.

En la evaluación, el oftalmólogo tendrá en cuenta los antecedentes personales del paciente, así como las características típicas del tumor, ya que muchas lesiones son típicas y el diagnóstico exacto se puede realizar con una exploración física detallada antes de obtener la biopsia y la confirmación histopatológica (siempre que el oftalmólogo esté familiarizado con las características clínicas de los tumores). En los casos en los que se observe crecimiento rápido del tumor, inflamación crónica, cambios de coloración, ulceraciones y/o hemorragias, se sospechará proceso maligno. Asimismo, si el paciente presenta una sutil opacidad de la superficie, puede ser un signo de que el tumor ha invadido la córnea periférica.

El especialista también determinará:

  • Si la lesión es congénita o adquirida.
  • El momento de inicio y el patrón de crecimiento del tumor.
  • Si el tumor es adquirido, si ha podido surgir por exposición solar, a causa de una lesión previa o de una enfermedad sistémica.

En la exploración oftalmológica se utiliza el biomicroscopio con lámparas de hendidura y, en el caso de lesión supuestamente benigna, además de realizar una biopsia, se llevarán a cabo revisiones oftalmológicas periódicas que incluyan fotografías secuenciales para evaluar la evolución.

Tumores de la conjuntiva: diagnóstico y tratamientos_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Tratamiento de los tumores de la conjuntiva

Dependiendo del diagnóstico presuntivo y del tamaño y extensión de la lesión, el manejo de un tumor conjuntival puede consistir en:

  • Observación periódica de la lesión: para la mayoría de los tumores de la conjuntiva benignos y asintomáticos, suele ser el tratamiento de elección. En los casos de tumores más sospechosos, las fotografías secuenciales son especialmente útiles para llevar a cabo el seguimiento.
  • Biopsia: en la mayoría de los casos, para poder llevar a cabo un diagnóstico definitivo que permita la diferenciación clínica entre tumores benignos precancerosos y malignos, se realiza una biopsia; la cual, también puede ser terapéutica, ya que se extirpa completamente el tumor (biopsia escisional).

Biopsia por escisión: se realiza en los casos de tumores pequeños sintomáticos o cuando se sospecha que son malignos, y se extrae toda la lesión, junto a los bordes adyacentes normales.

Biopsia por incisión: consiste en extraer una pequeña porción representativa del tumor. Se realiza en los casos de tumores grandes que requieren cirugía reconstructiva extensa. La escisión debe ser suficientemente profunda para contener la lesión y una pequeña cantidad de tejido adyacente no afectado. La lesión del limbo se extrae mediante una conjuntivoesclerectomía lamelar.

  • Crioterapia
  • Radioterapia
  • Quimioterapia

La evidencia reciente ha revelado que los colirios (gotas para los ojos) de mitomicina C, 5 fluorouracilo e interferón son efectivos en el tratamiento de tumores malignos epiteliales y algo menos efectivos en la melanosis adquirida primaria y la invasión pagetoide del carcinoma de glándulas sebáceas. La Mitomicina C y el 5 fluoracilo se emplean con mayor éxito en los tumores malignos epiteliales, especialmente después de la recurrencia del tumor tras la cirugía previa.

La mayoría de los pacientes reciben quimioterapia por vía tópica durante un total de dos semanas, con una pausa intermedia de una semana. Estos medicamentos pueden ocasionar queratitis, estenosis del punto lagrimal u ojo seco. Aunque el interferón tópico es menos tóxico para el epitelio superficial, este medicamento, para que se muestre eficaz, puede requerir muchos meses de uso.

En los casos en los que es necesario extirpar grandes áreas de la conjuntiva, pueden ser necesarios injertos de membrana mucosa de la conjuntiva del ojo opuesto, la mucosa bucal o membrana amniótica para reemplazar la conjuntiva perdida.

Finalmente, cabe mencionar que, actualmente, están en fase de desarrollo fármacos que inhiben la replicación de virus oncógenos, matan las células proliferantes, bloquean la angiogénesis o coagulan los vasos sanguíneos que nutren el tumor.

¿Quieres hacernos una consulta?

933 906 139

C/ Madrazo, 46. Barcelona