25 consejos sobre cosméticos de maquillaje y la salud ocular

A pesar de que los cosméticos de maquillaje están sujetos a estrictas normativas sanitarias, por lo que cada vez son más seguros para la piel y la salud ocular, el porcentaje de mujeres que sufren reacciones alérgicas, infecciones, orzuelos, lagrimeo y otros problemas en los ojos debido a su utilización sigue siendo alto. La normativa española es muy clara al respecto: todos los productos definidos como “cosméticos” no pueden contener sustancias clasificadas como tóxicos, mutágenos o carcinógenos, pero lo cierto es que no todas las marcas lo respetan y que nosotras, como usuarias de estos productos, a veces no hacemos un buen uso de ellos.  Veamos las medidas de precaución que debemos tener en cuenta para que los cosméticos de maquillaje no dañen nuestra salud ocular, ya que la dermatoconjuntivitis de contacto a cosméticos es un problema frecuente que, además, va en aumento.

Cosméticos de maquillaje y salud ocular. 25 consejos

30 consejos sobre cosméticos de maquillaje y la salud ocular

1. Compra productos de maquillaje que especifiquen su composición en el etiquetado.

2. Recuerda que los productos de maquillaje tienen fecha de caducidad (alrededor de un año después de que los hayas abierto), no los sigas utilizando después de esa fecha.

3. El rímel hay que cambiarlo cada 3 meses, aproximadamente.

4. Después de una infección en los ojos, no debes utilizar los productos de maquillaje que utilizabas justo antes de la infección (o durante). Ten presente que las bacterias que han causado la infección encuentran su caldo de cultivo en las formulaciones líquidas y cremosas.

5. Después de utilizarlos, limpia los utensilios con los que aplicas el maquillaje.

6. No compartas tus productos de maquillaje: rímel, barras de labios, perfiladores, etc.

7. Tampoco pruebes este tipo de productos en las tiendas sin asegurarte de que no lo han hecho previamente otras personas y de que los aplicadores están limpios (que tampoco han sido utilizados previamente).

8. Hidrata muy bien la piel de alrededor de los ojos antes de aplicar el maquillaje.

9. Antes de aplicar cualquier producto de maquillaje, limpia bien tu cara (sin olvidar los párpados).

10. Retira el maquillaje con el producto más adecuado para tu piel. Ten en cuenta que algunos contienen disolventes que pueden alterar la lágrima, y recuerda que existen gamas de productos para pieles sensibles.

11. Es habitual que queden restos no visibles de maquillaje en la película lagrimal. Evítalo, ya que causan una peor visión. Después de desmaquillarte, lávate los ojos con agua.

12. Nunca te acuestes sin haberte desmaquillado (aunque estés muy cansada). El rímel puede penetrar en los ojos, aunque estén cerrados.

13. No apliques delineador de ojos donde están las glándulas de Meibomio, ya que puede producir el bloqueo de las mismas y causar “ojo seco” (las glándulas de Meibomio son unas glándulas sebáceas productoras de secreción lipídica ubicadas en el interior del párpado. Junto con las glándulas lagrimales, contribuyen al correcto mantenimiento higiénico del ojo. Lo limpian y lo mantienen libre de impurezas).

14. Si utilizas lentillas y te maquillas, tienes más riesgos de padecer infecciones, irritación y el llamado “ojo seco”.

15. Algunas sustancias y tintes utilizados en las formulaciones de algunos maquillajes son perjudiciales para las glándulas de Meibomio, como determinados solventes, formadores de película, conservantes y ceras de origen animal, vegetal y mineral, además de pigmentos y polímeros fijadores que las obstruyen perjudicando la buena salud ocular.

16. Las sombras y rímeles que contienen compuestos nacarados pueden provocar molestias en el ojo.

17. Las sombras de ojos contienen pigmentos que pueden irritar el ojo.

18. Si detectas una inflamación en el párpado, no utilices maquillaje y consulta a tu oftalmólogo.

19. Ten precaución con las máscaras de pestañas resistentes al agua, ya que son más difíciles de eliminar cuando te desmaquillas y, al hacerlo, puedes irritar el ojo (hay máscaras de marcas de mucha calidad para ojos sensibles).

20. Si tienes los ojos secos, evita los maquillajes glitter (metálicos) o en polvo. Los primeros suelen ser causa de irritaciones e infecciones en la córnea.

21. Si ves que se te han irritado los ojos, lávalos con suero fisiológico. Te aliviará la irritación.

22. No te maquilles mientras vas en un coche en marcha.

23. Tampoco separes un cúmulo de rímel con un objeto punzante.

24. Si recientemente te has sometido a una cirugía ocular, no utilices maquillaje alrededor de los ojos hasta que tu oftalmólogo te lo indique (utiliza exclusivamente productos nuevos, no los que tenías antes de la intervención).

25. En Visioncore, recomendamos utilizar productos que permitan un equilibrio entre la belleza y la preservación de la salud ocular; es decir, productos cosmecéuticos con fórmulas probadas bajo control médico sin parabenos ni fenoxietanol.

Principales efectos de los cosméticos a nivel ocular

30 consejos sobre cosméticos de maquillaje y la salud ocular_Visioncore, Clínica oftalmológica
Dermatoconjuntivitis de contacto

La prevalencia de la dermatitis de contacto por cosméticos figura entre el 2-4 % de las consultas dermatológicas.

Los conservantes, las fragancias, antioxidantes, excipientes, tintes, sufactantes, solventes, ceras, humectantes y emulsificantes son los alérgenos más frecuentes; sin embargo, todos los componentes deben ser considerados como posibles sensibilizantes.

Las manifestaciones clínicas dependen de la sustancia usada, la frecuencia de su uso, el tiempo de contacto, el lugar donde se aplica y las características de cada paciente.

Las reacciones al alérgeno pueden aparecer inmediatamente o en forma diferida (24-72 horas después de la exposición al agente sensibilizante):

Inmediata: picor, enrojecimiento, inflamación del párpado y de la conjuntiva.

Diferida: enrojecimiento y descamación del párpado (eccema agudo), que si se cronifica puede producir  hiperpigmentación de la piel, cicatrización de la dermis y ectropión en el párpado inferior.

Tratamiento:

 Identificación (pruebas epicutáneas) y retirada de la sustancia sensibilizante
 Compresas frías
 Lubricantes artificiales
 Antihistamínicos tópicos
 Estabilizadores de los mastocitos tópicos
 Colirios antiinflamatorios no esteroideos
 Ciclo corto de corticosteroides tópicos

Si quieres hacernos alguna consulta, no dudes en ponerte en contacto con nuestra clínica y te aclararemos cualquier duda.