Blefaroplastia: la cirugía para eliminar las bolsas grasas en los párpados

Las bolsas grasas se producen debido a un cambio de localización de la grasa que protege el globo ocular

Normalmente, aparecen en los párpados inferiores, aunque también es posible tener bolsas en los párpados superiores.

Esta grasa, generalmente, se encuentra retenida detrás del globo ocular, pero en algunas personas sale un poco hacia afuera porque se pierde la tensión en el párpado. En estos casos es cuando la zona se empieza a abultar y aparecen las bolsas.

Aunque en las causas puede haber un componente genético o hereditario, las bolsas grasas en los ojos suelen aparecer por el paso del tiempo; es decir, con la edad.

La evaluación previa permite confirmar las bolsas y descartar contraindicaciones

Antes de dar por hecho que un paciente tiene bolsas grasas es importante realizar una evaluación, ya que hay otras entidades que pueden provocar una apariencia similar a la de las bolsas, como la presencia de líquido en los párpados (por retención de líquidos).

En esta evaluación previa también examinamos otros aspectos: la calidad de la piel, la posición y tensión del párpado, la cantidad de bolsa grasa que presenta el paciente, así como la estructura globo-ocular en sí. Esta evaluación nos permitirá descartar la posibilidad de que cualquier tratamiento que vayamos a realizar sea contraproducente. Hay que tener presente que cada persona, y cada párpado, tiene sus propias características.

Por norma general, cuando ya hay una presencia de bolsas grasas, lo habitual es recurrir a la cirugía. Así como en el caso de las ojeras existen tratamientos no quirúrgicos muy efectivos, en el caso de las bolsas esta opción no proporciona resultados óptimos.

En este vídeo, el Dr. Fernández, coordinador de la Unidad de Oculoplastia y Estética facial,  nos explica las técnicas quirúrgicas para la corrección de las bolsas grasas.

Blefaroplastia: la cirugía para eliminar las bolsas grasas de los ojos

Esta cirugía se realiza con anestesia local y sedación, y, preferentemente, por vía interna

La cirugía dura en torno a 45 -60 minutos.

Si no hay ningún tipo de contraindicación, la blefaroplastia se realiza con anestesia local y sedación, por lo que es necesario un preoperatorio que confirme que el paciente está en condiciones de entrar en quirófano.

La cirugía se lleva a cabo, preferentemente, por vía interna: es decir, abordando el párpado desde dentro. El objetivo es evitar dejar una cicatriz visible, así como reducir al máximo las complicaciones que pueden darse en estas cirugías (practicar una cirugía por vía anterior aumentaría el riesgo de dejar cicatriz y de provocar una retracción en el párpado que lo haría bajar de posición).

Blefaroplastia: la cirugía para eliminar las bolsas grasas en los párpados

Una vez que el cirujano ocular accede a la zona por la herida quirúrgica, separa las diferentes bolsas que hay en el párpado (en el inferior son tres) y las elimina de manera natural, sin excederse, ya que, aunque un signo de juventud es tener volumen, este debe estar bien distribuido para que no genere unas transiciones muy abruptas. Las transiciones moderadas entre los diferentes volúmenes son los que favorecen a la persona dándole un aspecto natural.

Asimismo, en algunos casos, el cirujano se limita a cauterizar las bolsas para reducirlas, sin necesidad de quitarlas. En otros, la propia grasa puede trasladarse a otra localización para rellenar zonas en las que hay algún defecto o falta de volumen, como en una ojera.

En la misma cirugía también se pueden asociar otros tratamientos: si, por ejemplo, en la exploración previa se ha observado que falta tensión en el párpado, se puede mejorar este aspecto dándole tensión al tendón. O, si en la exploración previa se ha apreciado que la piel presenta cierta laxitud, se puede mejorar su apariencia mediante otras técnicas quirúrgicas, con láser o realizando un peeling químico.

Un postoperatorio bastante llevadero para el paciente

Aunque se va a producir cierta inflamación en la zona y pueden aparecer hematomas, el especialista tomará todas las medidas para minimizar tanto su aparición como su duración (tratamiento con antibióticos y antiinflamatorios, aplicación de frío, etc.). Del mismo modo, se realizan controles y revisiones con el propósito de acortar al máximo los plazos de recuperación.

¿Quieres hacernos una consulta o pedir cita?

Llámanos al 933 90 61 39

Te informamos sobre los tratamientos actuales para la corrección de las ojeras_Visioncore