Cirugía del desprendimiento de retina (vitrectomía)

Cirugía del desprendimiento de retina_en qué consiste

¿Qué es la retina?

La retina es un tejido fino y transparente formado por una serie de fibras y células fotosensibles que recubre la capa interior del ojo. Su función es parecida a la de una pantalla: en ella se refleja la luz que pasa a través de la pupila y que estimula las células de la retina que transmiten la imagen al cerebro a través del nervio óptico.

¿Qué es un desprendimiento de retina?

El desprendimiento de retina se produce cuando esta se separa de la parte posterior del ojo. Como la retina no puede cumplir con su función cuando está desprendida, esto provoca que la visión se vuelva borrosa.

El desprendimiento de retina es un problema ocular grave, por lo que, cuando se produce, debe ser evaluado de inmediato por un especialista para que el paciente no pierda la visión del ojo afectado.

Qué es un desprendimiento de retina

Arriba, dos imágenes de una cirugía de desprendimiento de retina.

Causas del desprendimiento de retina

Aunque puede aparecer a cualquier edad, el desprendimiento de retina es más frecuente en pacientes con miopía media – alta,  y provoca ceguera si no se trata.

La mayoría de los desprendimientos de retina están causados por la presencia de roturas o desgarros en el propio tejido retiniano: el interior del ojo está relleno de una gelatina llamada vítreo, la cual se halla fuertemente adherida a la retina en algunos puntos concretos. Cuando se produce una tracción del vítreo, esta puede provocar un desgarro en la retina.

Aunque la mayoría de los desprendimientos de vítreo ocurren de forma natural con el envejecimiento, una inflamación o un traumatismo ocular también pueden causar el desprendimiento de vítreo.

Los desprendimientos de vítreo producen un desgarro en la retina; desgarro por el que penetra el líquido vítreo, el cual se sitúa entre las capas de la retina provocando la separación de esta y el posterior desprendimiento.
En el artículo Desprendimiento de vítreo posterior: causas, riesgos y tratamiento podéis ampliar la información.

¿Quiénes corren riesgo de sufrir un desprendimiento de retina?

La probabilidad de sufrir un desprendimiento de retina aumenta si la persona:

  • Tiene miopía.
  • Ha padecido algún traumatismo ocular.
  • Tuvo un desgarro o desprendimiento de retina en el otro ojo.
  • Tiene antecedentes familiares de desprendimiento de retina.

Indicios tempranos de desprendimiento

Previamente al desprendimiento, la persona puede ver moscas, puntos o hilos flotando, así como destellos a un lado de las imágenes.

Si se presenta alguno de estos síntomas, hay que acudir al oftalmólogo de inmediato:

  • Visión de luces parpadeantes en forma de flashes o relámpagos.
  • Visión de muchas moscas volantes de nueva aparición al mismo tiempo. Estas moscas pueden tener la forma de manchas, líneas o telarañas en el campo de visión.
  • Una sombra en la visión periférica (lateral).
  • Una cortina gris que cubra parte del campo de visión.

¿Cómo se diagnostica el desprendimiento de retina?

El oftalmólogo dilatará la pupila con unas gotas, explorando la retina con oftalmoscopio o lente especial. También puede realizar una ecografía del ojo.

Tratamiento

En una fase inicial, cuando el desprendimiento es pequeño, las lesiones retinianas potencialmente peligrosas pueden tratarse precozmente mediante fotocoagulación con láser. No obstante, en la mayoría de casos se hace necesaria la cirugía (vitrectomía).

Vídeo de una cirugía de desprendimiento de retina_practicada por el Dr. Bañón_Clínica Visioncore

Arriba, vídeo de una cirugía de desprendimiento de retina practicada por el Dr. Bañón.

En qué consiste la cirugía

La vitrectomía consiste en retirar el vítreo del ojo, separarlo de la retina y reemplazarlo por una burbuja de aire, gas o aceite. Esta burbuja empuja la retina y la coloca en su lugar para que pueda sanar adecuadamente. Si se utiliza una burbuja de aceite, el oftalmólogo la extrae al cabo de unos meses.

Cuando el cirujano ha utilizado una burbuja de aire o de gas, el paciente no puede viajar a lugares de mucha altitud ni bucear, ya que un cambio de altitud provocaría que el gas se expandiera y aumentara la presión ocular.

Otras cuestiones importantes sobre la cirugía

  • Se trata de una cirugía ambulatoria, por lo que el paciente puede regresar a su casa tras la intervención.
  • La duración de la cirugía es de de 1 – 2 horas.
  • El paciente puede notar alguna molestia durante las horas posteriores a la cirugía. Por este motivo, se le recetarán analgésicos para que se sienta mejor.
  • El paciente deberá descansar y estar menos activo durante las semanas posteriores a la cirugía. El especialista le indicará cuándo puede volver a hacer ejercicio, conducir y realizar otras actividades.
  • Si le han colocado una burbuja en el ojo, deberá mantener la cabeza en una posición determinada durante un periodo de tiempo (1–2 semanas). Su médico le dirá en qué posición específica. Es muy importante seguir las instrucciones para una buena evolución.
  • Puede ver moscas volantes y luces parpadeantes durante las semanas posteriores a la cirugía. También puede notar la burbuja en el ojo.
  • La visión debe empezar a mejorar aproximadamente entre dos y cuatro semanas después de la cirugía. Pueden pasar meses hasta que la visión deje de cambiar. Además, es posible que la retina siga curándose durante un año o más después de la cirugía. La mejoría en la visión depende del daño que el desprendimiento haya causado a las células de la retina y si la zona de máxima visión (mácula) estuvo desprendida. El pronóstico empeora si está afectada la mácula y en función de la duración del desprendimiento.
En nuestra clínica hemos reforzado, aumentándolas, las directrices sanitarias de higiene, seguridad y prevención del Covid-19. Por favor, si vas a pedir cita, lee nuestra Guía del paciente.