Covid-19: Guía de procedimientos en las consultas oftalmológicas_Visioncore

En nuestra clínica hemos elaborado ―siguiendo las directrices de las autoridades sanitarias― una Guía de Procedimientos en las Consultas Oftalmológicas para minimizar el riesgo de contagio del Covid-19 en el ámbito oftalmológico, tanto en los pacientes como en el personal médico de Visioncore (para descargar la Guía, clica en este enlace).

Adaptación a una nueva normalidad tras el confinamiento 

Sin duda, la alta capacidad de contagio del coronavirus requerirá que todos sigamos adoptando medidas preventivas incluso cuando se levante el actual confinamiento decretado a causa de esta pandemia, ya que, entre otros motivos, se ha demostrado que los pacientes subclínicos también pueden transmitir el virus.

Por tanto, se abre ante nosotros un nuevo escenario en el que tendremos que aprender a vivir en una nueva normalidad extremando las precauciones.

En el ámbito oftalmológico en concreto, factores como la cercanía entre el paciente y el oftalmólogo durante la exploración en la lámpara de hendidura, la estadía prolongada en la clínica y la edad de los pacientes constituyen factores que aumentan potencialmente el riesgo de infección cruzada entre pacientes y entre trabajadores de la salud y pacientes.

También sabemos que la conjuntivitis, aunque es poco común (10%), podría ser el primer síntoma de presentación de Covid-19, antes de la aparición de otros síntomas como la tos y la fiebre. Esto no significa necesariamente que una persona que tenga conjuntivitis deba alarmarse, pero sí debe llamar a su oftalmólogo para que le indique cuál será el procedimiento a seguir. En cualquier caso, hay que tener en mente que si la conjuntivitis está causada por virus o bacterias, pueden propagarse al tocar la secreción de los ojos o al tocar objetos contaminados con la secreción.

Con el fin de proteger la salud de nuestros pacientes mientras dure la pandemia, en Visioncore hemos tomado las siguientes medidas:

  • Reprogramación de las citas no urgentes.
  • Organización del reabastecimiento de medicamentos.
  • Restricción del número de personas que pueden estar al mismo tiempo en la clínica.
  • Si no es indispensable que acuda acompañado, por favor, venga solo a su cita.
  • Estación de triaje (método de selección y clasificación de pacientes) en la entrada de la clínica: cuestionario y toma de temperatura con termómetros infrarrojos para identificar pacientes con fiebre, síntomas respiratorios, conjuntivitis aguda, viajes recientes a áreas de brotes del virus y para alentar a estas personas a buscar atención médica y a posponer sus citas al menos 14 días, si su problema ocular no es urgente.
  • Podemos pedirle que espere en su coche, en lugar de en la sala de espera, hasta que su especialista pueda atenderle.

Los pacientes que cumplan cualquiera de los criterios anteriores, pero que requirieran atención oftalmológica urgente, serán redirigidos a un área de espera separada y serán atendidos en una sala especial. En estos casos, el oftalmólogo utilizará equipos e instrumentos específicos que no se utilizarán en las otras consultas de la clínica.

Estos escudos protectores de la respiración actúan como barrera de las gotas respiratorias. Durante la exploración en la lámpara de hendidura y con otros aparatos que exigen que el oftalmólogo deba acercarse al paciente, se le darán instrucciones de no hablar hasta que la exploración se haya completado. El oftalmólogo podrá responder a sus preguntas cuando haya una distancia segura entre usted y él.

Desinfección constante de las superficies que con frecuencia tocan los pacientes y el personal sanitario, como los pomos de las puertas, los interruptores de los cuartos de baño, teléfonos, teclados de los ordenadores, etc., siguiendo las pautas de las autoridades.

Es posible que algunas consultas no urgentes que pueden resolverse de manera no presencial las atendamos a través del teléfono o videollamada. Si tras la consulta el especialista considera que es necesario que acuda a la clínica, usted podrá visitarse cumpliendo los protocolos de esta Guía de procedimientos en las consultas oftalmológicas.

Es muy probable que a la entrada de la clínica le pidamos que cubra sus zapatos con unas bolsas especiales para protegerlos de la eventual presencia de virus en el suelo y para evitar que sus zapatos puedan contaminar el suelo de la clínica.

En el interior de la clínica habrá que mantener la distancia social de seguridad de 2 metros. Asimismo, limitaremos el número de pacientes que pueden estar dentro de la clínica al mismo tiempo y los pacientes esperarán su turno en salas de espera distintas. Si usted acude a la clínica cuando hayamos alcanzado el límite de pacientes, le solicitaremos que espere en su coche o en el exterior de la clínica.

Lo primero que debemos saber es que el coronavirus puede propagarse a través de los ojos, de la misma forma que lo hace a través de la boca y la nariz.

Cuando una persona con coronavirus estornuda, tose o habla, partículas del virus son lanzadas al aire desde la boca o la nariz. Estas pequeñas gotas pueden entrar al cuerpo a través de los ojos. Asimismo, las personas también podemos infectarnos al tocarnos los ojos después de haber tocado una superficie en la que esté presente el virus.

Del mismo modo, es necesario saber que el coronavirus puede transmitirse por la conjuntiva y que ya existen estudios que muestran que está presente en las lágrimas de los pacientes infectados.

Tal como explicamos en un artículo anterior, durante la pandemia se han suspendido todos los servicios clínicos electivos; es decir, no urgentes. El objetivo de esta medida es reducir al máximo el riesgo de transmisión por acudir a instalaciones en las que habitualmente se está en contacto con numerosas personas, así como para proteger los recursos sanitarios (personal y equipos). No obstante, las directrices sanitarias sí permiten la atención oftalmológica en algunos casos. Usted puede llamar a su oftalmólogo en las siguientes situaciones:

  • Sí tiene degeneración macular o retinopatía diabética y recibe inyecciones intravítreas con regularidad.
  • Pérdida de visión repentina.
  • Cambios en la visión: sombras, visión de una cortina o áreas borrosas, onduladas o vacías en su campo de visión.
  • Aparición de nuevas manchas, moscas flotantes o destellos de luz en la visión.
  • Dolor en los ojos, enrojecimiento ocular, náuseas y vómitos.
  • Si es necesario realizar una cirugía ocular de urgencia, será preferible realizarla con anestesia local y no con anestesia general, ya que la intubación endotraqueal es de naturaleza generadora de aerosol.
  • Por lo tanto, se suspende el uso de tonometría de aire sin contacto en áreas de brotes.
  • En su lugar, se utilizarán otras formas de medición de la presión intraocular, como la tonometría i-Care o la tonometría de aplanamiento Goldmann.
  • Tonometría de aplanamiento Goldmann con sistema Tonosafe (prismas desechables para tonómetros) que elimina de manera fiable el riesgo de infección cruzada y ofrece resultados precisos.

El objetivo del control ambiental es prevenir la propagación del virus reduciendo la concentración de gotitas infecciosas en el aire del interior de la clínica.

Si usted necesita toser o estornudar durante la exploración, aléjese del microscopio y cubra su cara con el codo o con un pañuelo desechable. Inmediatamente después, lávese las manos con agua y jabón.

La higiene de las manos es particularmente importante. Los oftalmólogos  de la clínica y el resto del personal seguirán la fórmula de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el lavado de manos con alcohol o con jabón después de atender a cada paciente. Cuando hayan utilizado guantes, se los quitarán y se lavarán las manos antes de colocarse un nuevo par para atender al siguiente paciente.

El personal de la clínica hará un uso adecuado de los elementos de protección personal al atender a los pacientes de mayor riesgo en las áreas aisladas: de las mascarillas, escudos faciales y/o gafas, guantes, gorros, batas de aislamiento, etc.

  • Stery Cup Protector desechable para lentes de Goldman y lente de contacto de retina: son copas ópticamente neutras, estériles y envueltas individualmente  que evitan la transferencia de contaminaciones entre pacientes
  • Papel mentonera: hojas individuales desechables que se adaptan a las mentoneras de los aparatos oftalmológicos  y proporcionan comodidad e higiene.
  • Fluo 900: tiras oftálmicas estériles envueltas individualmente que están impregnadas con tinte de fluoresceína sódica.

CONSEJOS PARA PROTEGER SUS OJOS

La protección de sus ojos — al igual que la de sus manos, nariz y boca — puede desacelerar la diseminación del coronavirus. Estas son algunas formas de mantener sus ojos seguros y saludables durante este brote de coronavirus.

Los usuarios de lentes de contacto tocan más sus ojos que el promedio de la gente. Considere usar gafas con más frecuencia. Si tiene que usar lentes de contacto, asegúrese de que estén limpias y desinfectadas, y lávese las manos antes de colocárselas y después de retirarlas.

Las gafas correctoras o de sol pueden ayudar a proteger sus ojos de las gotas respiratorias infectadas. Sin embargo, tenga en cuenta que estas gafas no protegen al 100 % sus ojos: el virus puede llegar a ellos por los laterales y por la parte superior e inferior de sus gafas (solamente las gafas de seguridad ofrecen un 100 % de protección). Si tiene que tocarse los ojos por cualquier motivo — para, por ejemplo, aplicarse un medicamento ocular — lávese las manos antes con agua y jabón durante un mínimo de 20 segundos, y vuelva a lavárselas después de tocarse los ojos.

Bibliografia consultada

Wan KH, Huang SS, Young A, Chiu Lam DS.

Acta Ophthalmol. 2020 Mar 29. doi: 10.1111/aos.14438.

Lai THT, Tang EWH, Chau SKY, Fung KSC, Li KKW.

Graefes Arch Clin Exp Ophthalmol. 2020 Mar 3. doi: 10.1007/s00417-020-04641-8.

  • American Academy of Ophthalmology. Coronavirus and Eye Care

Y RECUERDE

  • La enfermedad por coronavirus  se ha convertido rápidamente en una amenaza para la salud mundial porque es altamente contagioso.
  • El período de incubación de Covid-19 es de 2 a 14 días.
  • Los síntomas de la infección incluyen fiebre, tos, fatiga, mialgia, disnea y diarrea.
  • Las complicaciones incluyen síndrome de dificultad respiratoria aguda, arritmia cardíaca y shock.
  • La transmisión de persona a persona se produce a través de gotitas o por contacto directo con secreciones de casos infectados, seguido de una inoculación posterior en las membranas mucosas.
  • Lávese las manos frecuentemente con jabón durante, al menos, 20 segundos.
  • Guarde siempre una distancia de seguridad de 2 metros con otras personas.
  • No se toque los ojos, la nariz ni la boca sin haberse lavado previamente las manos.
  • Desinfecte como han indicado las autoridades sanitarias las superficies que toca habitualmente en su domicilio o lugar de trabajo.

PUEDE REALIZAR SU CONSULTA OFTALMOLÓGICA

POR TELÉFONO

POR TELÉFONO

POR WHATSAPP

Desde la versión para móviles de nuestra web

POR CORREO ELECTRÓNICO

POR CORREO ELECTRÓNICO

SI ESTA GUÍA LE HA SIDO ÚTIL, POR FAVOR, COMPÁRTALA. ¡GRACIAS!