Dolor ocular: cuándo debemos ir al oftalmólogo

El dolor ocular, cuándo debemos ir al oftalmólogo_Visioncore

Causas leves y graves del dolor ocular

El dolor ocular que no tiene como causa una lesión o una cirugía puede deberse a fatiga ocular, en cuyo caso lo normal es que remita con el descanso, o puede estar causado por un problema en la vista más importante; motivo por el que, si va acompañado de enrojecimiento, inflamación, secreción o presión en los ojos, o el dolor es intenso, persiste, se aprecia pérdida de visión, visión borrosa, ojo saltón o el dolor se intensifica con la luz brillante,  hay que consultar inmediatamente al oftalmólogo. Por ejemplo, algunos de los trastornos que afectan a la córnea, provocan espasmos que, con la presencia de luz brillante, provocan una contracción muscular que intensifica el dolor.

En el caso de fatiga ocular, los síntomas suelen ser: ojos doloridos o cansados, ardor, dolor de cabeza, cuello, hombros y espalda; aumento de la sensibilidad a la luz, dificultad para mantener los ojos abiertos, ojos secos u ojos llorosos. Y las causas más comunes de la fatiga ocular son: la sobreexposición a las pantallas de los dispositivos digitales o a luces brillantes, la lectura prolongada sin descansos, conducir durante horas sin hacer pausas, forzar la vista en un ambiente tenue, el estrés, el síndrome del ojo seco, exponer los ojos al aire o a ambientes excesivamente secos, y padecer un defecto refractivo  no tratado.

El dolor ocular, cuándo debemos ir al oftalmólogo_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Qué más debemos tener en cuenta

Asimismo, cuando nos referimos al dolor ocular, podemos estar hablando de dolor en un solo ojo o en ambos, y este dolor puede referirse a una incomodidad en el ojo o a dolor dentro, alrededor o detrás del ojo. En este último caso, la sensación que se tiene es de que el dolor procede como de dentro de la cabeza (habitualmente, este tipo de dolor ocular se asocia a la migraña).  No obstante, el lugar donde se experimenta el dolor no indica necesariamente la causa.

También es importante saber que el grado de intensidad del dolor ocular no está asociado a la gravedad de su causa. Es decir, hay problemas oculares graves que no se manifiestan con dolor ocular o lo hacen de forma leve y, en cambio, hay problemas oculares menos importantes que producen un dolor agudo. Del mismo modo, el dolor ocular puede referirse a sensación de cuerpo extraño, a irritación en la superficie del ojo o puede ser intenso, punzante, producir sensación de ardor, ser difuso o pulsátil.

Como hemos visto, el dolor ocular puede estar causado por múltiples causas, algunas leves y otras importantes e incluso graves, incluyendo algunas que todavía no hemos nombrado, como inflamación, el uso de lentes de contacto (en cuyo caso hay que descansar los ojos utilizando unos días gafas), gripe, infecciones, arañazos corneales, inflamación del nervio óptico, entrada de cuerpos extraños o sinusitis. Aunque ya hemos mencionado que la intensidad del dolor no siempre está asociada a la gravedad de la causa, sí hay signos que deben alertarnos: vómitos, pérdida de visión, abultamiento del ojo, visión de halos alrededor de las luces, fiebre, escalofríos e imposibilidad de mover el ojo en las diferentes direcciones.

El dolor ocular, cuándo debemos ir al oftalmólogo_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Dolor ocular provocado por glaucoma agudo por cierre angular

De los 67 millones de pacientes con glaucoma que hay en el mundo, se calcula que la mitad están afectados por glaucoma por cierre angularEl glaucoma por cierre angular primario (GCAP) es una forma frecuente de glaucoma y una causa destacada de ceguera bilateral. El cierre angular se caracteriza por la aposición del iris periférico sobre la malla trabecular y la consiguiente disminución del drenaje del humor acuoso a través del ángulo de la cámara anterior. El bloqueo pupilar es la causa más frecuente de cierre angular y, a su vez, el bloqueo pupilar es máximo cuando la pupila está en posición semidilatada.

Como el cierre angular primario agudo ocurre cuando la presión intraocular (PIO) se eleva rápidamente debido a un bloqueo relativamente súbito de la malla trabecular por el iris, suele manifestarse como dolor ocular, dolor de cabeza, visión borrosa, visión de halos de colores alrededor de las luces, nauseas y vómitos. El aumento de la PIO a niveles relativamente altos causa edema epitelial corneal, que es el responsable de los síntomas visuales.

El diagnóstico definitivo depende de la exploración por un oftalmólogo con la verificación gonioscópica del cierre angular.

El tratamiento definitivo es la iridotomía con láser o quirúrgica. Los ataques leves pueden resolverse con agentes colinérgicos (pilocarpina al 1% o 2%).

El pronóstico visual mejora si el diagnóstico y tratamiento se realizan cuanto antes.

Con la tendencia actual a las revisiones anuales a partir de los 40 años, podemos detectar pacientes asintomáticos con ángulo estrecho con riesgo significativo de cierre angular y hacer un tratamiento profiláctico  mediante iridotomías láser, evitando el ataque agudo con el consiguiente riesgo de pérdida de visión por la lesión glaucomatosa.

El dolor ocular, cuándo debemos ir al oftalmólogo_Clínica oftalmológica Visioncore de Barcelona

Dolor ocular provocado por infecciones oculares: ulceras

La infección bacteriana es una patología muy común que amenaza la visión. Algunos casos tienen un inicio explosivo y rápidamente progresivo que, sin tratamiento, provoca la destrucción progresiva de los tejidos con perforación corneal o extensión de la infección hacia los tejidos adyacentes.

Los factores predisponentes más frecuentes son: el uso de lentes de contacto, traumatismo, medicamentos oculares contaminados, alteración de los mecanismos de defensa o la alteración de la estructura superficial de la córnea.

El inicio rápido del dolor se acompaña de enrojecimiento ocular, sensibilidad a la luz y disminución de la visión. El pronóstico y la velocidad de progresión de estos síntomas depende de la virulencia del microorganismo infectante. En estos casos es necesario realizar un cultivo de la lesión e iniciar tratamiento antibiótico de amplio espectro.

Dolor ocular por queratitis

Los pacientes con queratitis se quejan de dolor ocular, sensación de cuerpo extraño, fotofobia, enrojecimiento y visión borrosa. Entre las causas principales de la queratitis están las infecciosas (herpes, bacteriana y parasitarias) y la entrada de un cuerpo extraño.

En lo que respecta al dolor ocular, no se deben correr riesgos. Visita al oftalmólogo  lo antes posible para que te realice las pruebas que podrán determinar la causa exacta del dolor y, en caso de ser necesario, iniciar el tratamiento adecuado lo antes posible.

¿Quieres hacernos una consulta?

933 906 139

C/ Madrazo, 46. Barcelona